Bastante duros han sido los dirigentes del Partido Progresista (PRO) para referirse al ex Presidente Sebastian Piñera luego que se supiera de su vinculación con una pesquera peruana desde el tiempo del litigio marítimo con Perú, que le costó a Chile unos 50.000 km² de territorio marítimo, por decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). 

Por un lado, la presidenta del PRO, Patricia Morales, dijo que de ser cierta la información conocida sería grave, pues demostraría que “quien fue Presidente de la República se benefició y enriqueció, de manera personal, de un fallo que afectó la soberanía de Chile y en el cual perdimos todos los chilenos”. 

También dijo que “todos sabemos que Piñera es un empresario y que como tal, busca ganar la mayor cantidad de dinero. Lo que es inaceptable es que lo haga a costa de Chile. Al fin del día, queda la sensación que su fideicomiso no era tan ciego. Hacer negocios mientras era mandatario sobrepasa todos los límites éticos”. 

En tanto, el líder natural del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, dijo que “el problema con Sebastián Piñera no es solo que falta a la verdad (…) Expresa su profunda incapacidad de hacer las cosas bien, incluso para sus negocios”. 

Y agregó que Piñera no solo fue un “mal presidente, porque fue ineficiente”, sino que también fue “un mal empresario, porque un buen empresario cuida los intereses de su empresa, y es capaz de distinguir que si uno es Presidente, no puede seguir al mando de una empresa que busca el lucro. No se juega con la soberanía nacional”. 

“Predicó hasta el cansancio y en su Gobierno perdimos mar, pero él si siguió ganando con su empresa (…) Ha quedado demostrado nuevamente que para él sus intereses están antes que los de Chile”, sentenció Marco Enríquez-Ominami. 

Y fue enfático al señalar que la soberanía nacional y el ex Presidente Piñera “no se llevan bien, y evidencia de eso es que cuando fue mandatario impulsó una ley en que el mar chileno quedó en pocas manos. Y cuando se jugó parte de la soberanía del mar nacional en La Haya, Piñera ya tenía puestas sus fichas en la pesquera más importante del sur del Perú”. 

Pero el más tajante en sus comentarios respecto de Sebastián Piñera fue el vicepresidente del PRO, Camilo Lagos, pues señaló que “llenarse la boca de patria y enriquecerse a costa de ella, no es de patriota, es de mafioso”. 

PUB/CM