Este miércoles el Colegio San Nicolás de la comuna de Independencia fue tomado por parte de los padres y apoderados, quienes se manifiestaron molestos tras denunciar el cierre del establecimiento educacional, que el reciente 3 de febrero despidió a los 11 profesores, que corresponden a la totalidad de la planta docente del colegio.

Los problemas en el colegio vienen desde hace algunos meses por el no pago de los sueldos correspondientes al mes de enero, además de los bonos de vacaciones, según comentó a Publimetro, Doris Barros,  una de las 11 profesoras despedidas del establecimiento educacional.

“En noviembre interpusimos una demanda por el no pago de las remuneraciones, ya que de abril de 2014 nos bajaron las horas pedagógicas e incluyeron los bonos del Gobierno, lo que es ilegal, esto lo ganamos pero nuevamente no se nos pagó lo prometido por lo que decidimos tomar estas medidas”, comentó a Publimetro Doris Barros.

Según lo que conversó la docente de educación general básica, tras la demanda que interpusieron los profesores se llegó a un acuerdo de pago por el 80% de lo adeudado en tres cuotas, pagadas los días 15 de los meses de febrero, marzo y abril.

La primera fecha de pago fue el pasado lunes 15 de febrero, lo que no ocurrió por lo que hoy decidieron encadenarse al colegio San Nicolás.

Tras el eminente cierre del Colegio particular subvencionado, quedarían cerca de 200 estudiantes sin ingresar a clases el próximo jueves 3 de marzo, situación que tiene preocupados a padres y apoderados del establecimiento educacional, tal como lo señaló a Publimetro el vocero de los padres y apoderados, Jorge Barrales.
 
“Nosotros como apoderados les prestamos todo el apoyo a los profesores, y desde ayer estamos en gestiones con el Ministerio de Educación para poder ver una solución para que los niños puedan seguir estudiando, nos dijeron que como apoderados podíamos crear una fundación sin fines de lucro para poder tomar la administración directa del colegio o existe la posibilidad del traslado de los niños a otros colegios, pero no lo queremos porque no están acorde a lo que teníamos planificado”, señaló el vocero de los apoderados.
 
Los padres y apoderados cancelaban una matrícula de $30.000 y un arancel mensual del mismo monto, lo que según Barrales los apoderados pensaban que dejarían de pagar porque desde la dirección del colegio se les anunció que ingresarían al beneficio de la gratuidad (ley de inclusión), situación que no ocurrió.

Los padres y apoderados están a la espera de reunirse en una nueva oportunidad con representantes del Ministerio de Educación para encontrar una solución antes que inicie el año escolar, y por parte de los profesores señalaron a Publimetro que se mantendrán al interior del colegio hasta que tengan una respuesta.