Las alzas en las temperaturas y 11 brotes de enfermedades por transmisión alimentaria (ETA) registrados en locales de expendio y elaboración de sushi en la Región Metropolitana, que afectaron a 32 personas durante el 2016, fueron los motivos por los que el Seremi de Salud Metropolitana, doctor  Carlos Aranda, junto a un equipo de fiscalizadores, inspeccionaron hoy 2 restaurantes de este tipo de comida japonesa para corroborar las correctas condiciones sanitarias de los locales, manipuladores y materias primas. 

Tras la fiscalización, uno de los locales quedó con prohibición defuncionamiento apor presencia de cucarachas, mal funcionamiento de los refrigeradores y lavamanos inexistente en la barra de elaboración.

Según las cifras de la Seremi en lo que llevamos de 2016, se han presentado 165 brotes de ETA, 11 de ellos (6,6%) se relacionan al consumo de sushi, afectando a un total de 32 personas. Según las estadísticas de la Autoridad Sanitaria, entre los años 2011 y 2015 se presentó el mayor número de enfermos asociados a sushi, debido a  brotes masivos que afectaron un alto número de personas, como en el 2015 donde un solo brote afectó a 30 capitalinos. Sólo en 2014 se registró un bajo número de intoxicados (11) en 5 brotes registrados en todo el año.

En lo que va del año, en términos de fiscalización, la Seremi de Salud ha iniciado 41 Sumarios Sanitarios a establecimientos de sushi, cuyas multas pueden oscilar entre 0.1 y 1000 UTM, y ha prohibido el funcionamiento a 7 de estos locales, incluyendo el cierre efectuado hoy.

Según  Aranda, el sushi es un alimento susceptible a descomponerse rápidamente por cambios de temperatura: “Sabemos que el sushi es un alimento muy sensible, ya que incorpora en muchas de sus preparaciones pescado crudo y queso crema, por lo tanto los cuidados deben ser aún mayores, sobretodo porque ya hemos comenzado con las altas temperaturas en la capital. El consumo de productos del mar  crudos o mal cocidos puede producir  trastornos gastrointestinales. El sushi y sashimi, que son trozos de pescado crudo, representan un importante riesgo de infecciones parasitarias, provocadas por los anisákidos, los que pueden causar una gastritis aguda y, en ciertas ocasiones, manifestaciones alérgicas como urticaria y shock anafiláctico. El queso crema, por su parte, puede portar listeria u otras bacterias.”

POr lo mismo el seremi hizo un llamado a la comunidad a no consumir este tipo de alimento en el comercio callejero: “El sushi es un alimento que se prepara en muchos lados en forma clandestina y se comercializa en kioscos, en la calle, a la salida de las estaciones del Metro, lo que es absolutamente riesgoso".

"Adquirir sushi o alimentos crudos en el comercio informal es como jugar a la ruleta rusa con una intoxicación, porque no se conocen sus procesos de elaboración, ni la calidad de sus materias primas y no existe control. Cuando compre sushi, exija que el local disponga de resolución sanitaria”.
En relación a la calidad de los alimentos de reparto o delivery, el SEREMI informó: “La entrega del alimento no debe sobrepasar la hora y debe ser transportado en un envase térmico que asegure que no se rompe la cadena frio. Además, los alimentos calientes deben llegar a su casa en un envase separado de las preparaciones frías”, sostuvo.

PUB/NL