En Providencia se cansaron de los ciclistas imprudentes y aplicarán mano dura a quienes no respeten a los peatones. Luego de múltiples denuncias y varios accidentes, el municipio decidió comenzar a tramitar una ordenanza que refuerce lo ya dispuesto en la Ley de Tránsito, en cuanto a aplicar multas a quienes circulen en bicicleta por las veredas.

La medida fue anunciada por el Departamento de Ingeniería de Tránsito de esa comuna, que trabaja hace semanas junto a Carabineros con el fin de coordinar la medida. Tendrá una marcha blanca informativa que probablemente se realizará cerca de octubre próximo, periodo primaveral que coincide con el mayor uso de este vehículo no contaminante.

Tras dicha etapa inicial, la policía uniformada comenzará a cursar multas que van desde 0,2 a 0,9 UTM, es decir, entre 9 mil y 22 mil pesos.

“Con los ciclistas organizados caminamos juntos. Esto no es contra ellos, es propeatón, y los segundos deben sentirse plenamente seguros”, aseguró Gerardo Fercovic, director de la unidad municipal, quien insistió en que la decisión busca fomentar una adecuada política de movilidad sustentable urbana.

“La campaña no será controversial. Nos vamos a dirigir a los ciclistas que andan raudos por la vereda, algunos de ellos con audífonos y con total insensibilidad respecto de la seguridad de los peatones”, agregó.

Eso sí, desde la Municipalidad indican que trabajan sobre la base de un criterio amplio a la hora de fiscalizar, y que las sanciones se aplicarán a quienes circulen en bicicleta por las veredas de manera “desafiante”.

“No vamos a ir a controlar a los niños ni al adulto que los acompaña. Tampoco lo haremos donde el espacio es compartido entre ciclistas y peatones: eso sería un error técnico garrafal”, enfatizó.

Diferentes organizaciones de ciclistas valoraron ampliamente la iniciativa dispuesta en Providencia, y consideraron que va en el sentido correcto. En este plano, defienden desde hace tiempo el uso de la bicicleta por la calzada “y no renunciar al derecho de circular por esas vías”.

“Si estamos promoviendo un clima de respeto y entendimiento, el primer paso es respetar al peatón que camina por la vereda”, reconoció Gonzalo García, del Colectivo Muévete.

No obstante, los ciclistas creen necesario desarrollar medidas adicionales que acompañen esta normativa. “La ordenanza debería ser fortalecida con campañas de información vial. Al ciclista, peatón y automovilista se le debe enseñar que la calzada es un espacio compartido por todos los vehículos, y eso incluye la bicicleta. El caso de la vereda es de uso exclusivo del peatón”, explicó Rodrigo Quiroz, vocero de Furiosos Ciclistas.

“Pedalear por la vereda es incluso peligroso para los mismos ciclistas, quienes al enfrentarse a intersecciones y cruces de calles son invisibles para los automóviles, corriendo riesgo de ser impactados. Al mismo tiempo, el peatón siempre es el más vulnerable y en él hay que enfocar los esfuerzos de seguridad en materia de movilidad”, añadió Daniela Suau, de Newindie.

Suau puntualiza que si bien se sancionará a los ciclistas que viajen por las veredas, sería deseable que Carabineros también fiscalice con fuerza a los automovilistas “que también invaden las veredas usándolas como estacionamientos”.

PUB/SV