Habla bastante bien el español. Claro, trabajó tres años en Bolivia en el tema que más le apasiona: la igualdad de género. Y en ese contexto fue que Åsa Regnér conoció a Michelle Bachelet, en ese entonces al mando de ONU Mujeres.

Regnér encabeza la cartera sueca de Infancia, Tercera Edad e Igualdad de Género, secretaría de Estado que por las particularidades de la sociedad escandinava tiene mucha importancia. "Para mí fue muy importante Michelle Bachelet por su conocimiento de los temas, con su red de contactos y su liderazgo natural", rememora.

La ministra agrega a Publimetro que ello ha sido importante "para poner a las mujeres en la ONU, y también como un actor importante en la lucha de los derechos de las mujeres".

"Yo personalmente la conocí cuando iba a Bolivia a trabajar. Asistimos a un taller sobre igualdad de género y derechos de la mujer en Latinoamérica y tuve la oportunidad de trabajar con ella. Fue el primer encuentro y ha sido una experiencia muy positiva, porque su análisis es muy claro, muy político, en el sentido de que hay que trabajar políticamente este tema y estar en los debates. He podido ver que su liderazgo y su manera de invitar a mujeres líderes del mundo, su manera de conectar mujeres en posiciones de liderazgo en el mundo, es un ejemplo para todas nosotras", reconoce.

- En Chile tenemos un ministerio de la Mujer (Sernam) y ustedes de igualdad de género. ¿Estamos atrasados?

- Cada país tiene que encontrar su modelo. En Suecia se llama así porque pensamos que el resultado tiene que ser igualdad de género,y eso involucra también a los hombres. Nuestro análisis en el contexto sueco es que hay que hacer más para involucrar a los hombres y para que ellos muestren su solidaridad y responsabilidad en relación a llegar a esa meta de igualdad de género. Pero en la vida real eso tiene que ver con injusticias que perjudican más que nada a las mujeres.

- Uno pensaría, observando desde fuera, que Suecia tiene resuelto el tema de la igualdad de género. Sin embargo, parece que es necesario seguir recordándolo.

- Siempre. Justamente sobre eso vamos a hablar hoy y a hacer un intercambio de ideas y decisiones políticas porque, según nuestra experiencia, en la igualdad de género 'no existe un lunes'. Hay que tomar decisiones políticas hoy y dar prioridad y luchar también, porque hay mucha resistencia. Y es cierto que en comparación con otros países Suecia siempre está en un nivel alto en la lista en igualdad de género. Eso es porque hemos tomado decisiones como, por ejemplo, la creación de impuestos individuales, la ley de aborto y muchas medidas para que mujeres y hombres puedan tener trabajos bien remunerados, así como aspectos relacionados con la tercera edad y los niños, pero nos quedan también muchas cosas por hacer.

- ¿Cuáles serían?

-Dos cosas que hemos visto que tenemos que hacer. Una de ellas es la prevención de la violencia. Es siempre difícil comparar niveles de violencia de género entre países, pero lo que sí estamos viendo es que no hemos podido bajar los niveles de violencia. Hemos hecho muchas cosas para reducir esos niveles, pero hasta ahora se mantienen.

La respuesta del gobierno sueco es elaborar un programa nacional para llegar a hombres, mujeres y niñas con información basada en la evidencia de mantener responsabilidad, solidaridad y respeto en las relaciones.

- ¿Y la otra?

- La otra se refiere a las condiciones de trabajo de las mujeres en sectores en donde ella son mayoría. Por ejemplo, el cuidado de niños. Las mujeres no ganan tanto como los hombres en trabajos de ese mismo nivel. A nivel más profesional la brecha se reduce y casi no existe. No obstante, se sigue dando más valor al trabajo masculino que femenino. Y eso es un problema en nuestra sociedad, porque la expectativa es que hombres y mujeres, independientemente de su género, no tengan diferencias.

PUB/MA