Como una medida parche. Así calificaron las familias de los niños con cáncer que se atienden en el Hospital Clínico de Punta Arenas, la medida implementada en el recinto, de contar con dos oncólogas de la Región Metropolitana, que viajarán periódicamente a la ciudad magallánica.

Las profesionales, que se integrarán al equipo médico entre el 22 de febrero y principios de marzo, llegan a solucionar la ausencia de un profesional, luego que el único oncólogo infantil de la zona renunciara.

Pero los familiares de los pacientes no estaban tan contentos con la medida, pues aunque la presencia de estas doctoras evita la necesidad de tener que viajar regularmente por el tratamiento de sus hijos, afirman que necesitan un equipo médico estable pues “igual deben viajar para que los tratamientos sean administrados y la idea es que puedan tener todo su tratamiento en la ciudad".

Por eso hoy, a las 18:00 horas y en el marco del Día internacional contra el cáncer infantil, se convocó a una marcha en el centro de la ciudad pidiendo “Un oncólogo para Magallanes”.

PB/MC