Frente a la preocupación de la población por encontrar murciélagos en zonas urbanas, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) recomienda tener precaución frente a un eventual ingreso de murciélagos a las viviendas,  por ser posibles portadores del virus de la Rabia.

En Chile, la rabia en murciélagos se detectó por primera vez en el año 1985 y desde entonces se han confirmado murciélagos positivos en todo el país. Durante este año, hasta el mes de marzo, la Sección Rabia del ISP ha analizado 513 animales, de los cuales 42 murciélagos insectívoros resultaron ser positivos a este virus.

Los murciélagos son una especie protegida por lo que al detectar la presencia de este animal dentro de la vivienda o en la vía pública, se debe evitar el contacto directo y dar aviso a la Seremi  o municipalidad de la comuna respectiva, quienes derivarán el ejemplar al ISP para su análisis. En el caso que una persona resulte mordida por un murciélago, debe asistir de inmediato a un centro asistencial para recibir el esquema de vacunación antirrábica.

La Sección Rabia del ISP, es el único laboratorio en Chile que realiza el análisis de las muestras en el país, lo cual ha permitido visualizar en forma global como han influido los programas ministeriales en el control de la rabia y como ha ido cambiando la situación epidemiológica a través de los años.

Si bien desde el año 2010, Chile es declarado como territorio libre de rabia canina (V1 y V2) por la OMS y OIE, es importante mantener la vigilancia epidemiológica sobre las especies susceptibles y sobre todo mantener las mascotas debidamente vacunadas.

Cabe mencionar que el pasado 22 de marzo, la autoridad Sanitaria de Osorno confirmó el hallazgo de murciélagos contagiados con el virus de la rabia en esa ciudad.

El animal fue encontrado en un edificio de calle Freire entre Ramírez y Mackenna en pleno centro de Osorno.

PUB/NL