Desde mediados de noviembre hasta mediados de diciembre de este 2015, cerca de 40 personas están ejerciendo la soberanía chilena en la Estación Polar Científica Conjunta “Glaciar Unión”, ubicada a 1080 kilómetros del Polo Sur, en la Antártica. Entre ellos, 17 son científicos chilenos y 4 son extranjeros. ¿Qué están haciendo ahí?

Según Jorge Gallardo, doctor en ciencias biológicas y coordinador científico del Instituto Antártico Chileno (Inach) en el Glaciar Unión explica a Publimetro que están ahí porque realizan investigaciones con proyección planetaria.

“La Antártica es súper importante no solo Chile sino que para el mundo, pues este lugar es un muy buen sensor sobre los cambios climáticos. Las investigaciones que se hacen aquí sobre esa materia son de proyección internacional y eso nos permite posicionarnos en un lugar privilegiado dentro de la ciencia mundial”, afirma Gallardo con orgullo.

Pero, específicamente, ¿qué investigaciones se realizan aquí? “Se potencian la biotecnología, microbiología y materias relacionadas con el cambio climático”, dice el experto.

Para eso, los analistas toman muestras de hielo, rocas y partes del entorno de la Antártica. Sin embargo, eso no es tan fácil porque para sacar cualquier cosa de ese continente se debe contar con una autorización expresa entregada por el Inach que permita la extracción de los elementos a estudiar.

“La gente hace investigación aquí, in situ, aunque la mayoría se lleva muestras y los analizan en sus respectivos laboratorios” dice Gallardo, cuestión que se entiende si se considera que los científicos tienen casi un mes para estar en este territorio, que este 2015 quedará desocupado el 16 de diciembre en principio.

Aumento de dineros

Para financiar esta campaña, el Gobierno desembolsa $1.400 millones pero ese dinero se destina para toda la misión, explica el coordinador de los científicos. “Cerca de un 10% de ese dinero se gasta en investigación y el resto es para operación logística, operación de los aviones, reparaciones, etcétera”, dice.

Por eso, fue importante el anuncio que hizo el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, cuando visitó la zona el pasado domingo.

“Nosotros ya solucionamos el problema del dinero para la continuidad de esta base y hemos estado conversando la idea de poder generar una relación más estrecha entre las diferentes entidades que trabajan en la Antártica y ver si podemos agregar más recursos en la investigación, en el área de la tecnología”, dijo la autoridad.

Un anuncio que deja contento a los científicos, aunque son más cautos a la hora de analizar en detalle la propuesta.

“Estuve conversando con el ministro en esta ocasión y sí, él me anunció que se aumentaría el presupuesto y que estaba en duda para el próximo año. Yo creo que el desafío en este caso es tratar que el presupuesto a las ciencias en general aumente. Más que aumente el presupuesto total, que el monto para ciencia aumente. Yo creo que hace falta que un 30% se destinen al desarrollo real de las ciencias y no el 10% actual”, afirma Gallardo. 

Como fuera, lo cierto es que para este 2016 ya se sabe que se continuará con la investigación científica. Algo que tiene contento al mundo de la investigación que este año comenzaron a abandonar la base este 16 y 17 de diciembre pese a que pidieron extender el plazo. Esa decisión, de todas formas, dependerá del sol. La misma estrella que, en este caso, tiene bien ganado el nombre de Astro Rey. 

PUB/JLM