Más de 500 botellas de vinos de primer nivel fueron robados desde la Escuela de Sommeliers de Chile ubicada en la comuna de Ñuñoa.

El jefe de la carrera, el profesor Marshall Strika, relató a La Cuarta del hecho que dejó sin material de trabajo a cerca de 100 estudiantes.

“Descubrimos el robo cuando don Raúl, el conserje de la escuela, llegó el lunes en la mañana y encontró todo abierto y sin luz. Los computadores no estaban y la cava de la escuela estaba vacía, fue todo muy desolador”, indicó.

De igual manera, señaló que "la mayoría de los vinos los conseguimos gracias a donaciones de amigos, viñas o asociados. Otros tantos son donaciones de, por ejemplo, el mundial de sommeliers el 2010. La mayoría son Cabernet Sauvignon, Carmeneres o mezclas de tintos. Esta es la primera vez que sufrimos un robo en nuestra escuela”.

Consultado sobre cuál es su mayor temor respecto al futuro de lo robado, respondió "que los vendan a precio de huevo en alguna feria (hay algunos que valen sobre las 50 lucas) o que lo mezclen para hacer jote o con harina tostada. Sería terrible".

Cabe mencionar que además fueron sustraídos destilados como pisco, whisky, tequila y coñac.

PUB/CM