Eduardo Rodríguez Veltzé será el encargado de liderar la defensa de Bolivia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya cuando comience el juicio por la demanda presentada por Chile por el uso de las aguas del río Silala. 

Así lo informó Evo Morales esta mañana en una conferencia de prensa, donde destacó que "el equipo está conformándose, pero después de hacer la consulta al doctor Eduardo Rodríguez Veltzé, se va a hacer cargo como agente ante La Haya".

Así las cosas, Rodríguez Veltzé liderara la defensa del país vecino en la demanda por el río Silala, sumándose a lo que ya hace como agente de Bolivia en la demanda por un acceso soberano al mar, consolidándose al frente de ambos casos.

Pero, ¿quién es Eduardo Rodríguez Veltzé? 

Nacido en Cochabamba en marzo de 1956, Rodríguez Veltzé se formó como abogado en la Universidad de San Simón, de la misma ciudad, para luego cursar una maestría en Administración Pública en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. 

En 1999 asumió como ministro de la Corte Suprema de Bolivia hasta el 10 de junio de 2005, cuando debió asumir como presidente interino luego de la dimisión de Carlos Meza. A la cabeza del gobierno, llamó a elecciones presidenciales anticipadas en diciembre de 2005, donde resultó electo para su primer mandato Evo Morales, a quien entregó la banda presidencial el 22 de enero de 2006.  

El 3 de abril de 2013, fue nombrado como agente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el presidente Evo Morales, para representar a su país en la demanda contra Chile, por un acceso soberano al mar.

Y esta mañana, Morales lo sindicó como el agente de Bolivia para defender los intereses del país vecino en la demanda que Chile presentó ante la CIJ, que busca establecer si el Silala corresponde a un río internacional, como plantea nuestra defensa, o un manantial de aguas ancestrales,según defiende el gobierno de Evo. 

Para el analista internacional, Patricio Gajardo, la nominación de Rodríguez Vetlzé es "una señal política potente, sin lugar a dudas". Destaca que es muy importante que sea el mismo agente que lidera la defensa por la demanda marítima, reflexionando en ese sentido que "es una decisión contundente que refleja la importancia que la da el presidente Morales al tema del Silala". 

Gajardo proyecta que la actitud del nuevo agente no seguirá la línea fustigadora del presidente Morales, porque "él se ha mostrado con una postura de lograr soluciones y acuerdos directos a los problemas en los temas que tenemos pendientes, por lo que todo indica que lo veamos en declaraciones más bien templadas y mesuradas, aunque Evo va a seguir misma línea de las declaraciones que hizo hoy, por ejemplo, donde señaló que Chile tenía una doble moral".

El experto en relaciones internacionales concluye señalando que la nominación de Rodríguez Veltzé responde a la estrategia política-comunicacional y jurídica que desarrolla el gobierno boliviano, donde por un lado ataca a Chile para "reforzar el papel de vícitima de Bolivia ante la comunidad internacional y también para subir su nivel de popularidad en la política interna, de cara al nuevo referendo que busca ganar, generando un alto nivel de tensión con Chile, lo que le resulta conveniente porque se alza como la persona que ha sido capaz de enfrentar a Chile". Y en la arista jurídica, designar a un personaje que representa más el diálogo y la política de los acuerdos, para lograr "construir una propuesta ante La Haya moderada, a cargo de un ex presidente, y con rasgos y un discurso muy conciliador con Chile".

Para el analista internacional de Bolivia, Andrés Guzmán Escobari, esta designaciñon "confirma el manejo compacto y unitario de los recursos humanos, que ha empleado La Paz para enfrentar a Santiago en La Haya".

Agrega que si uno revisa el número de personas que han integrado los equipos de uno y otro país, se "evidencia que Bolivia apeló a mucha menos gente. Primero, ante el nombramiento del mismo Rodríguez como agente para la demanda marítima boliviana, Chile designó a un agente y dos coagentes. Luego, en respuesta a la creación de DIREMAR, que es una dirección con menos de 20 funcionarios (incluyendo administrativos), Santiago estableció un equipo asesor de “35 expertos” en temas históricos y jurídicos".

Por último, concluye que "ahora que Chile toma la iniciativa, presentando otra demanda ante la CIJ, esta vez por el SIlala, y designando secretamente a una agente y dos coagentes, Bolivia responde invistiendo como Agente al mismo hombre que había defendido los argumentos bolivianos en el primer caso".  

PUB / DIG