Luego de casi cinco años, personal de la Brigada de Investigaciones Criminales (Bicrim) de la PDI de Quilpué detuvo a un hombre que estaba prófugo, tras haber sido condenado por abusar de su hijastra de 12 años.

El individuo -sentenciado a una pena de tres años de presidio- se encontraba en Quilpué, donde había realizado diversos trabajos ocasionales para mantenerse, y había logrado ocultarse de la policía utilizando diversos alias.

Según el subprefecto Pablo González, jefe de la Bicrim de Quilpué, "Fue condenado a tres años de prisión efectiva, se mantuvo prófugo casi cinco años, y personal que en aquella ocasión le había tocado hacer esa investigación lo divisó en la calle y lo detuvo sin ningún tipo de resistencia. Él sabía que era buscado".

El policía agregó que "se logró acreditar que obtuvo algunos trabajos esporádicos en este tiempo, y daba identidades falsas, sin portar ningún tipo de identificación, sino que solamente entregaba un nombre que no era el de él".

Las autoridades evalúan añadir tiempo a la condena -que deberá cumplir- por el hecho de haberse fugado de la ley.

PUB/CM