La teoría de que todo lo que rodea a Rafael Garay está relacionado con un posible trastorno de mitomanía ha cobrado fuerza. Esto luego de que su polola Antonella Torelli declarara ante la PDI de Concepción que dudaba de la existencia del supuesto cáncer del economista y que su familia no quisiera hablar del tema. Estas declaraciones se suman a los hechos investigados por diversos medios, donde por ejemplo La Tercera y T13 descubrieron que no existía registro de Rafael Garay en el hospital francés donde supuestamente se estaba tratando. La enfermedad es cada vez menos creíble.

En los últimos días han salido a la luz diversas entrevistas que dio en años anteriores y que también forman parte de la gran red de “curiosas” historias que rodean a este personaje. Una de estas entrevistas explicaría de manera muy particular la forma en que supuestamente Rafael Garay se habría enfermado de cáncer.

En entrevista con Martín Cárcamo, en el matinal “Bienvenidos” de Canal 13, Garay relató que viajó hasta Fukushima cuando se enteró que dos amigos habían desaparecido tras el terremoto y posterior tsunami que afectó a dicha zona de Japón. Al llegar a la zona, indicó que "para poder esquivar los controles, voy a ser súper irracional con lo que voy a contar, no me queda otra que meterme a la planta nuclear (de Fukushima) que estaba con fuga y los encontré a los dos". "Una de las teorías que no tiene necesariamente tanto arraigo científico, no hay como demostrarla, es que esa radiación me podría haber generado el cáncer", dijo el ahora desaparecido economista en aquella entrevista.

Otras mentiras

Rafael Garay, en el currículum que publica en la página oficial de Think & Co, menciona poseer un Doctorado de Economía y Negocios en la Universidad de Lleida en España. Sin embargo, su ex socio Esteban Aedo, contó a The Clinic que en un viaje “a Hong Kong una noche donde él estaba muy bebido, riéndose me dice ‘yo no tengo el Doctorado de Economía y Negocios en la Universidad de Lleida en España, pero todo el mundo cree que sí lo tengo’“.

Hoy el periodista Iván Núñez, quien se consideraba amigo del economista, pero que a la vez fue estafado por Garay, contó que Rafael le habría copiado una historia, contándola en los medios como propia. “Muchas veces conversé con él, a propósito de los viajes que yo como periodista hago, ustedes han visto los despachos; terremotos, volcanes, conflictos armados en fin y a él le llamó mucho la atención el viaje que yo hice a Libia, yo fui el primer periodista chileno que ingresó en medio de la guerra civil cuando estaba tratando de derrocar al dictador y le conté cómo entré; viajé por Egipto, ingresé a la frontera, tuvimos que sobornar a un militar, nuestro ingreso quedó registrado en un cuaderno y él me preguntaba detalles de ese viaje y bueno, yo no veo todas las entrevista que él daba, pero hace poco escuché relatar su viaje a Libia que era el periplo que yo le había contado pero en la voz y figuración de él, no recuerdo en que programa fue, pero dije espérate...", señaló el periodista.

Además, Iván Núñez agregó un nuevo antecedente a una escena ya relatada. La tarde en que Garay le dice que lo defraudará, él le regaló unas colleras que habían sido de su padre. Lo particular de estas colleras es que según Garay “eran de zafiro y Frank Sinatra se las habría regalado a su papá”. Núñez asegura que las colleras eran de plástico.

Pero la gran mentira de Garay, y por la cuál tiene 17 querellas por estafa, es su modelo de negocio. Esteban Aedo, ex socio de Garay, explicó que los fondos de inversión con rentabilidad de hasta 18%, ofrecidos por el economista, eran insostenibles.​ Además el ingeniero comercial habría creado su porpia moneda llamada “Boursecoin”, la cuál también estaría relacionada con una serie de irregularidades.

En el marco de la investigación, la Brigada de Delitos Económicos (Bridec) de la Policía de Investigaciones allanó hoy tanto la casa del economista como las oficinas de su firma de inversiones, Think & Co, en el barrio Bellavista. El paradero del economista es aún desconocido, aunque se especula que estaría en Rumania.