Pasa las 21:00 comenzó la reunión fijada entre el Gobierno y la Mesa del Sector Público, todo en torno a la negociación del reajuste salarial de los funcionarios públicos y que ha generado una paralización nacional de dos semanas de los mismos.

Según consignó T13, a la cita llegaron siete subsecretarios en representación del gobierno, además de Manuel Monsalve en su calidad de presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

El encuentro se realiza en el Hotel San Francisco, asistiron los encargados de las subsecretarias de Hacienda, Interior, Segegob, Trabajo y Segpres, quienes buscarán lograr un acuerdo con los representantes de los funcionarios públicos acerca del trabado reajuste salarial, además de finalizar el paro nacional que se ha extendido por dos semanas.

Al respecto y antes de la cita, el dirigente de la Confusam, Esteban Maturana, la calificó como "una reunión de carácter exploratorio, esperamos que el gobierno ponga algo en la piscina, porque claramente ningún dirigente está dispuesto a tirarse a una piscina sin agua”, todo en entrevista con T13.

Además, Maturana se dio el tiempo de informar vía twitter de la reunión, donde dijo que "se abre luz de esperanza en conflicto Sector Público por Reajuste" para señalar el posible acuerdo que puedan alcalzar con La Moneda.

Por su parte, la Central Unitaria de Trabajadores  confirmó su asistencia a la cita con el fin de escuchar las propuestas del gobierno. No obstante, llamaron a sus trabajadores a "mantenerse en Estado de Alerta, a la espera de las resoluciones que las organizaciones concuerden, tras evaluar el desarrollo de la reunión y la posible continuidad del proceso de negociación".

Cabe recordar que el principal desacuerdo entre ambas partes ha sido el porcentaje de reajuste que se aplicará al salario de los funcionarios públicos, donde el gobierno ofreció un 3,2%, lo que le valió un doble rechazo del mismo en el proceso parlamentario del proyecto, y el 7% que espera la Mesa del Sector Público.

El rechazo al veto aditivo de la Presidenta Michelle Bachelet significó una fuerte tensión para la Nueva Mayoría durante esta semana, luego que el Partido Comunista fuese acusado por el resto de los conglomerados de rechazar en conjunto un acuerdo pactado, lo que valió una serie de desencuentros entre las colectividades.

PUB/IS