Oficiales de la PDI de Maipú detuvieron a Carlos Segundo Sáez Bustos, de 46 años, quien fue condenado en 2010 a 15 años de presidio por el asesinato de su jefe y por el homicidio frustrado de otra persona en Vilcún, Región de La Araucanía. 

El sujeto escapó de la cárcel en 2014, fecha desde cuando permanecía recluído por asesinato. De hecho, uno de ellos lo habría cometido en medio de un asado y, según la policía, Sáez Bustos actuó ofuscado por la escasa cantidad de carne disponible para la ocasión. 

El hecho ocurrió en 2009 al interior del fundo Curileo, durante un asado de camaradería por la fiesta de San Francisco. Según la policía, Sáez Bustos se enojó porque su patrón mató solo un cordero para los 25 trabajadores. 

Después de reclamar por la poca carne, el patrón le pidió que abandonara el lugar, pero Sáez Bustos regresó armado con un cuchillo, con el cual atacó a la víctima, ocasionándole la muerte. También apuñaló a un trabajador que intentó detenerlo. 

Sáez Bustos fue condenado a 11 años de cárcel por el homicidio y otros 4 por homicidio frustrado. El sujeto recibió algunos beneficios y fue trasladado hasta un penal de baja seguridad donde aprovechó una riña entre internos para saltar una muralla y darse a la fuga. 

El prófugo estaba trabajando en una empresa de transporte de áridos, donde también dormía. Fue detenido al interior de la empresa y en las próximas horas volverá al recinto penal a terminar su condena. 

PUB/JLM