En el “Seminario Reciclaje Inclusivo: Experiencias y Aprendizajes-Empresas, recicladores y gobierno”, Fundación Casa de la Paz y el Movimiento Nacional de Recicladores de Chile A.G. dieron a conocer los resultados de más de tres años de labor del proyecto Reciclaje Inclusivo Comunal (RIC). La iniciativa hoy se cierra con 20 recicladores de Peñalolén, Santiago, Recoleta y Quinta Normal, quienes pasaron de ser cartoneros, que sólo salían por la noche a laborar, a orgullosos emprendedores.

Y es que estos hombres y mujeres fueron capacitados en modelos de negocio y emprendimiento; hoy administran siete puntos limpios; entregan servicio de reciclaje a 5.000 familias; han firmado un acuerdo comercial de recepción de residuos con 20 instituciones, empresas y un barrio comercial y han creado de una cooperativa de trabajo intercomunal.

“El proyecto se centró en la incorporación y formalización de los recicladores de base, el fortalecimiento de la cadena de reciclaje y el desarrollo de modelos de gestión, que proporcionen alternativas de incorporación efectivas de los recicladores de base en los circuitos formales de recolección de residuos”, explica, Mayling Yuen,  directora del proyecto RIC en Fundación Casa de la Paz.

Asimismo la iniciativa trajo consigo la creación de una metodología que ha convertido a esta experiencia en un modelo replicable. “Esta característica cobra especial importancia cuando pensamos en las 346 comunas que hay en todo el país y los más de sesenta mil recicladores que hoy realizan su trabajo con prácticas informales que carecen de sistema de trazabilidad”, señala, Exequiel Estay Secretario del Movimiento Nacional de Recicladores de Chile A.G.

Marcela Puchi, recicladora de la comuna de Peñalolén resume los alcances del proyecto al señalar que “en estos años de trabajo con el RIC yo crecí mucho porque hice cursos de capacitación en varios temas, obtuve redes de apoyo y ahora hasta tengo una moto especial para transportar los residuos que retiro. Todo esto me permite trabajar mejor. Yo subí varios escalones, pasé de ser una simple cartonera a una recicladora motorizada y eso para mí es fabuloso, nunca me imagine que avanzaría tanto”.

“Con el proyecto aprendí a trabajar en equipo, entendí que esta es la única forma de conseguir las cosas y me di cuenta que tengo muchas capacidades para ser líder y convocar a mis compañeros de la comuna para mejorar más nuestro trabajo y ganancias”, agrega Marcela.

En el Seminario Fundación Casa de la Paz y el Movimiento Nacional de Recicladores de Chile A.G, junto a todos sus socios y participantes abordaron en detalle otros resultados del proyecto RIC tales como la sistematización del proceso de recolección, la creación de rutas de reciclaje, la construcción de infraestructuras de almacenamiento y la sensibilización a empresas y comunidad.

Yuen sentencia: “hemos realizado un trabajo de diseño de todo un sistema, sentando las bases de un modelo de gestión único en el país, y que es ejemplo de un desarrollo sustentable que promueve la cultura del reciclaje”.

El proyecto RIC nació como una gran instancia de la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR), gracias al financiamiento del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación AVINA, Coca-Cola América Latina, la Red Latinoamericana de Recicladores (Red-LACRE) y PepsiCo Latinoamérica.

PUB/NL