Los trabajadores advirtieron que radicalizarán sus movilizaciones si no reciben una respuesta a sus demandas, relacionadas con la sobrecarga de trabajo por el cierre del relleno Santa Marta, y no descartaron que la paralización se extienda a nivel nacional.

Recolectores de basura advirtieron este sábado que mantienen su decisión de realizar un "paro total" en la Región Metropolitana si no reciben contestación a sus demandas, relacionadas con la sobrecarga de trabajo que experimentan luego del cierre del relleno sanitario Santa Marta.

"La paralización hasta ahora es parcial, pero si este lunes si no tenemos una respuesta que nos satisfaga y que abra Santa Martes, el día martes el paro va", señaló Armando Soto, presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de Empresas de Aseo Ornato, Jardines y Rellenos Sanitarios (Fenasinaj).

"Ese día el paro sería total en la Región Metropolitana", advirtió, y calculó que unos 4 mil trabajadores del sector se plegarían a él.

El directivo no descartó que recolectores de otras regiones del país se sumen al movimiento, transformándolo en una paralización nacional. "Tenemos que ser enfáticos: todos los dirigentes sindicales de todas las regiones se han estado comunicando con nosotros y se han puesto a disposición de nosotros. Ellos están esperando que la directiva nacional haga un llamado en ese sentido", aseveró.

Soto desestimó que sea posible, si se concreta el paro, que trabajadores externos se hagan cargo de sus labores. "Va a ser muy difícil que en este minuto se encuentren 4 mil trabajadores. Trabajar en la basura es muy difícil, y encontrar personas que quieran hacerlo, menos", declaró.

Según el dirigente, durante la semana autoridades se habían "comprometido" a que el relleno, clausurado luego del incendio ocurrido en enero pasado, iba a ser reabierto siquiera parcialmente. No obstante, un fallo de la Corte de Apelaciones descartó esa posibilidad.

"Lo que se va a crear el martes (con la paralización) será una emergencia superior a la que causó el incendio en Santa Marta. Por lo tanto, las autoridades tienen que poner toda la voluntad" para brindar una solución, enfatizó Soto.

"Lo que estamos viviendo los recolectores de basura no se lo damos a nadie. Si trabajar en esto ya es un sacrificio, porque este es un sector mal mirado y explotado, y ahora sumamos que a la primera emergencia que se crea quienes asumen el costo son los recolectores", señaló.

Agregó que los trabajadores deben cumplir jornadas de 17 horas diarias en las últimas dos semanas debido al cierre, que ha obligado a trasladar los desechos que originalmente iban a Santa Marta a otros acopios de la región.

La medida de presión sigue al cierre del relleno sanitario motivado por el incendio que se produjo en su interior el 18 de enero pasado. El siniestro lanzó una espesa columna de humo que cubrió gran parte de Santiago y generó molestias respiratorias a habitantes de una extensa área situada al sur de la capital.

PUB/FDJ