Recoleta fue pionera en inaugurar la primera farmacia popular del país, modelo que ha sido positivamente evaluado por la ciudadanía y a raíz de esto emulado en varios municipios del país, sobre todo considerando los altos precios de los medicamentos en las principales cadenas farmacéuticas. 

El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, busca con este tipo de iniciativas darle una opción más económica a un grupo importante de la población más vulnerable de la comuna, lo que ahora se replicaría con la atención para patologías oculares, con la creación de la nueva óptica popular Reinalda Pereira en la comuna. 

La ceremonia de inauguración contó con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet, quien destacó el aporte de Jadue con las iniciativas de la farmacia y la óptica populares. "Todo este tipo de iniciativas y soluciones surgen de instituciones públicas y con orientación comunitaria. No son soluciones sólo para aquellos que puedan rascarse con sus propias uñas, por el contrario son soluciones compartidas que benefician a todos, que le hacen bien al país y en particular ahora en los vecinos de Recoleta", señaló la Mandataria.

Bachelet agregó que "las valoramos (estas iniciativas) y vamos a estudiar como articular estas innovaciones de los gobiernos locales con el sistema público de salud, para que las perfecciones, generemos sinergia y trabajemos de manera colaborativa". 

Al respecto, el alcalde Jadue señaló durante la inauguración que la óptica funcionará con un tecnólogo médico con mención en oftalmología y que se recetará gratuitamente a los vecinos, mientras que los anteojos serán vendidos a precio de costo, hasta un 70 por ciento más baratos que en el resto del mercado.

"Vamos a estar entregando y traspasando el precio de costo de los lentes a toda la gente que lo requiera con gratuidad en la consulta y en la receta, y saliendo a precios que son verdaderamente impactantes: un lente de titanium, de éstos que se doblan completos, que no se rompen, con los cristales, con todo, podría estar a 12 mil pesos, y un lente normal, de plástico más sencillo a 4.000 pesos, pero con la receta incluida", destacó el jefe edilicio.

Jadue aseguró además que "más de 150 modelos de lentes con distintos colores para permitirle a los niños que puedan asumir con mayor facilidad el trauma que muchas veces significa que te pongan lentes. Sabemos que nuestra población está muy expectante", y concluyó que seguirá trabajando en iniciativas como esta, donde pueda colaborar con la población en aquellos rubros donde se pueda acceder a precios para la comunidad más bajos que en el mercado. 

Para José Pablo Pérez, experto en la materia de ópticas de  Rodenstock , José Pablo Pérez, señala que "lo que ofrece la óptica popular de Recoleta es un gran aporte desde el lado médico, la receta y la consulta de manera gratuita", ya que con estas prestaciones "ayuda a reducir un costo muy importante a la hora de un tratamiento óptico".

Respecto de los precios más bajos, el profesional destaca que "los costos menores en el anteojo, pasan por un tema del material que se utiliza para su desarrollo. El hecho de que utilicen materiales más económicos sólo tiene importancia en la vida útil del producto, pero de ninguna manera hay un daño en la vista o el tratamiento de la persona". Y en relación a los costos de los tratamientos que se realizan en las principales ópticas del país, asegura que "de ninguna manera existe una colusión en el rubro ni precios inflados por parte de las cadenas u ópticas independientes. El valor de los anteojos va en directa relación con el material que se utiliza o la calidad del tallado del cristal, por ejemplo".

PUB / DIG