Este viernes se está desarrollando la reconstitución de escena de los homicidios de los carabineros Germán Cid y Víctor Godoy, cometidos en enero de 2015 en las cercanías del volcán Tacora, en el altiplano chileno, en la Región de Arica y Parinacota. 

En la diligencia participa el único detenido por los crímenes, el ciudadano boliviano Juan Carlos Quispe Chacolla (20), quien fue entregado a la policía chilena luego de librarse de un linchamiento en Charaña, Bolivia. 

La reconstitución está a cargo del fiscal Mario Carrera y en ella participan peritos de la Brigada de Homicidios y del Laboratorio de Criminalística de la PDI, además de personal de Gendarmería que trasladará al imputado. 

Los hechos ocurrieron en el camino que une Tacora y Visviri, cerca de la frontera con Perú, cuando los carabineros realizaban un patrullaje preventivo de tráfico de drogas y se enfrentaron con cazadores furtivos de vicuñas. 

Quispe fue entregado por habitantes de la localidad de Charaña a carabineros de la tenencia de Visviri, luego de que confesar su participación en el crimen de los policías chilenos para evitar un linchamiento. 

Quispe declaró en dos oportunidades y en principio reconoció su participación en el homicidio, entregando una serie de detalles acerca de la dinámica del hecho y del enfrentamiento con los uniformados. 

Según dijo, Quispe y un ciudadano colombiano y dos peruanos preparaban una operación de tráfico de drogas y en ese contexto ingresó junto al colombiano a una habitación emplazada en el caserío de Chislluma Viejo, mientras que los otros extranjeros se quedaron en otro sector. 

Cerca de las 5:30 horas del 22 de enero, arribaron al lugar los policías y tocaron a la puerta de la pieza, donde fueron recibidos con disparos por parte del imputado y del ciudadano colombiano, registrándose un enfrenamiento que les costó la vida a ambos efectivos. Tras ello, los dos extranjeros huyeron en dirección a Perú en una motocicleta. 

Sin embargo, Quispe posteriormente se arrepintió de su confesión. Se encuentra en prisión preventiva.

PUB/JLM