El rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez, insistió en que los centros médicos de su casa de estudios no realizarán procedimientos abortivos.

"En el tema de la objeción de conciencia, hemos dicho que si se aprueba la ley -la cual todavía tiene varias etapas por seguir- vamos a dejar por escrito la objeción de conciencia de nuestros médicos del área de obstetricia y ginecología, de la forma en que la ley lo determine”.

“Por lo tanto, al no haber médicos dispuestos a realizar un aborto, se derivará a la paciente a otro centro hospitalario", precisó el rector Sánchez en entrevista publicada en la edición de hoy del diario El Mercurio.

A pesar de lo anterior, Sánchez dijo que "en casos de riesgo vital, todos los centros hospitalarios -y por supuesto que también el nuestro- deben actuar para solucionar una situación de gravedad de la paciente. Esto es lo que está redactado en el actual proyecto de ley y es lo que haremos".