El rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, se refirió este sábado a la decisión de la casa de estudios de sumarse a la gratuidad, precisando eso sí que eso no significa que apoyen totalmente la medida.

En entrevista con La Tercera, indicó que "estamos apoyando el ingreso a la gratuidad 2016, porque por una parte queremos entregarle ese beneficio a los estudiantes que han elegido nuestra universidad y a los que van a venir y que no pueden costear ese gasto. Y, por otra parte, porque consideramos que seguir trabajando desde dentro del sistema es lo que hoy día el país necesita. El país necesita que la Universidad Católica siga criticando, aportando, dando ideas, porque los próximos dos años van a ser de mucho debate de ideas, de propuestas, de planteamientos, de proyectos y nosotros queremos estar fuertemente participando desde adentro".

En ese sentido, detalló que quieren participar para poder opinar con conocimiento sobre este hecho. "Porque vamos a estar viviendo lo mismo que otras universidades y no como espectadores. Así vamos a saber cuáles son los beneficios de esta medida y cuáles son los elementos a mejorar".

Consultado sobre el por qué cambiaron de criticar la medida a sumarse, Sánchez señaló que "probablemente si no se hubiera avanzado en temas de autonomía, de crecimiento y de respeto al desarrollo nos hubiéramos visto en la alternativa de seguir con becas y créditos, y evaluar cómo entregar, desde nuestra propia institución, la gratuidad. Por eso quiero insistir en que si hoy día estamos es porque el gobierno entendió que habían temas absolutamente cruciales para esta institución y eso es lo mismo que vamos a pedir en la futura ley. Si hay una intromisión en la autonomía de las universidades nosotros no vamos a poder aceptar esa reforma. Esperamos que este período haya sido de aprendizaje para el gobierno, para los asesores del ministerio, para las personas que redactan la propuesta de ley y que cuando venga la propuesta de ley non repitamos errores que ya hemos visto".

"En el caso nuestro tiene que ver con el convencimiento de que nosotros apoyamos la gratuidad para los estudiantes que lo requieran. Esto no es un apoyo a la gratuidad universal. Mayoritariamente la Universidad Católica no está de acuerdo con la gratuidad universal", enfatizó.

Al respecto, consideró la gratuidad universal cómo "regresiva, que no focaliza los recursos donde tiene que ponerlos. Pensamos que antes de la gratuidad universal el financiamiento de la educación debe focalizar los recursos en los grupos que más lo necesitan, es decir el 50%, 60% más vulnerable. Ir creciendo en ese sentido es lo más apropiado, no llegar a una gratuidad para todos. Nosotros estamos de acuerdo  con darle educación gratuita a los que lo requieren y sobre todo poner también criterios de mérito y exigencias" .

Por último, manifestó respecto a cómo influirá el fallo del TC sobre este ítem que  "yo creo que le pone ciertos límites y márgenes, algunas barandas al futuro proyecto. A mí me interesaría y pediría que los que están redactando esa propuesta de proyecto entiendan bien cuál es la señal que está mandando el Tribunal".

PUB/CM