Una profunda molestia en la Universidad Autónoma causaron los dichos de la ministra de Educación Adriana Delpiano. Cabe recordar que la titular del Gobierno, en el marco de un seminario realizado por la fundación Chile 21, declaró que "la Universidad Autónoma que se nos metió, se nos coló en la gratuidad a partir del fallo del TC, es una universidad que lo único que exige es haber dado la PSU. Da lo mismo si te sacaste 300 puntos, 400 puntos o 500 puntos. La matrícula de una universidad como la Autónoma puede ser infinita".

El rector Teodoro Ribera salió al paso de los dichos y rayó la cancha. "La ministra no está en lo correcto cuando señala que la Universidad Autónoma de Chile se coló en la gratuidad, pues la universidad cumplió con todos y cada uno de los requisitos legales, lo que fue certificado por el propio Ministerio de Educación”, dijo la máxima autoridad del plantel a través de la página institucional de la universidad.

Ribera aseveró que cuesta entender que en vez de apoyar que una universidad privada cumpla con todos los requisitos que establece la ley para que sus alumnos accedan a la gratuidad, ya que los beneficiarios son los estudiantes y no las instituciones, se vuelva a presentar su ingreso a este sistema como un problema. “Sus dichos afectan principalmente a nuestros alumnos: si la Autónoma está en la gratuidad, es porque cumple con la ley”.

“Estamos fuera del Sistema Único (SUA) que administra el CRUCH, no porque queramos, sino porque hemos sido rechazados en cuatro oportunidades, sin fundamento real alguno. Así las cosas, nuestra situación hoy es kafkiana: aquellos que rechazan nuestro ingreso al SUA, son los mismos que nos critican por no estar en él”, aseveró Teodoro Ribera.

 

Acreditación

El rector afirmó que en cuanto a la calidad, “la Universidad Autónoma de Chile está acreditada en cuatro áreas, incluida la de Investigación, teniendo indicadores y una calidad institucional que supera a muchas universidades del CRUCH. Es así como Scimago, por ejemplo, ha establecido que somos unas de las 22 universidades chilenas que califica como investigadora”.

Teodoro Ribera agregó que la propia ministra de Educación planteó en una entrevista reciente a un medio escrito nacional que una alternativa al SUA, “es que posea (la Universidad) algún sistema de admisión que asegure que sus alumnos tienen una calidad equivalente a los de la universidad de al lado” y hoy, los requisitos de ingreso a la Universidad Autónoma ya son similares a muchas universidades del CRUCH, información que le fue entregada hace ya unos meses a la División de Educación Superior.

“Nuestra Universidad asume que la gratuidad es una política pública que llegó para quedarse y cumple con todos los requisitos para estar en ella. La calidad de nuestro proyecto académico, por otro lado, está avalada en diversos parámetros objetivos de acceso público. Lamentablemente, hay quienes parecen estar más preocupados de si las universidades son estatales o privadas y no de si lo hacen bien o mal”, concluyó Teodoro Ribera.