“Yo no voy a renunciar. Por el respeto al carácter del cargo de Rectora de una universidad estatal y a la autonomía que estas tienen, por los fundamentos esgrimidos en la referida solicitud, por mi compromiso con la Región de Aysén y la construcción de su propia universidad, y por mis convicciones respecto de la reforma del sistema de educación chileno, me veo imposibilitada de acceder a tal solicitud”, con estas palabras la rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey, confirmó que no accederá a la solicitud de dejar el cargo de rectora que le pidió el Ministerio de Educación.

Al poco tiempo que Pey diera a conocer sus argumentos para seguir en el cargo, a través de un comunicado público el Mineduc expresó razones legales por las que pueden solicitar dejar sus funciones, como que fue designada por la Presidenta de la República bajo decreto supremo, además de no ir en los lineamientos del Gobierno por el proyecto de reforma de educación superior, todo lo que fue confirmado por la jefa de la División de Educación Superior del Mineduc (Divesup), Alejandra Contreras.

"Si no existieran motivos fundados, evidentemente no se le hubiera pedido la renuncia, la facultad para pedir la renuncia en esta etapa de formación de la institución universitaria está establecida en la ley como una facultad privativa de la Presidenta de la República, que se ha hecho efectiva a través de la ministra de Educación”, expresó Contreras.

Todos los lineamientos de la secretaría de Estado, fueron tomados con cautela por parte de los rectores del Consejo de Rectores (Cruch), Consorcio de Universidades del Estado (Cuech) y la Agrupación de Universidades Regionales (AUR), quiénes sostuvieron que apoyan la decisión de la rectora Roxana Pey y esperan poder conocer más detalles de las razones de la solicitud de renuncia.

El vicepresidente del Cruch, Aldo Valle, señaló que expresan solidaridad con la rectora quien es la primera mujer en asumir el mando de una universidad estatal en el país, y además le pedirán al ministerio que le detallen razones para entender el conflicto.

“Hemos expresado todos una solidaridad con la rectora Pey, pero también hemos dicho que no nos corresponde calificar el acto administrativo, que sin embargo pediremos a la señora ministra de Educación más información sobre las razones que llevaron a esta decisión, entendemos que más allá de las atribuciones que legítimamente pueda tener la autoridad administrativa es muy importante acompañar el ejercicio de esas facultades de las mejores razones”, sintetizó el rector Valle.

La actitud que tomó el Cruch fue apoyada por el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, quien al terminar la reunión que los mantuvo reunidos por largas horas, sostuvo que no comparte la forma en que se dieron los dimes y diretes entre el Ejecutivo y la rectora, pero que lo más importante es el tema de la autonomía universitaria.

“Nos parece que las instancias de discusión y arreglo de conflicto deben pasar por otras medidas, por discutir cuáles son los problemas o cuáles son los problemas en la conducción del proyecto, por eso yo lamento mucho que se le haya pedido la renuncia, me parece que aquí hay un tema de autonomía universitaria (…) No es el momento más apropiado donde estamos discutiendo la ley de educación superior”, expresó el rector de la UC.

Otro que expresó su apoyo fue el rector de la Universidad de O’Higgins, Rafael Correa, quien al ser preguntado si moderaría sus dichos por lo pasado con Pey, declaró que nunca lo ha hecho y esta no será la oportunidad.

“Por ningún motivo, no he sido nunca en mi vida cuidadoso con lo que he dicho, para nada lo seré ahora (…) A mi me deja con la misma perplejidad que a todos los rectores, es una decisión que nos encontró a todos desprevenidos”, manifestó el rector de U. O’Higgins.