Luego de que la Cámara de Diputados despachara a comisión mixta la reforma laboral, la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, celebró la aprobación del proyecto y descartó una división al interior de la Nueva Mayoría.

“No sentimos un quiebre, lo importante es que se haya respaldado y hemos tenido los votos para aprobar un proyecto de ley que la Presidenta ha enviado a discusión parlamentaria”, aseguró Rincón.

La ministra del Trabajo también señaló que "aquí hay un triunfo de la iniciativa del ejecutivo y lo que tenemos es una votación que permite avanzar. Este es el ejercicio de la democracia donde trabajamos todos para construir acuerdos y no para imponer visiones particulares".

Respecto del punto sobre “adecuaciones necesarias”, que fue el de mayor conflicto al interior del oficialismo, aprobado por 68 votos a favor, 36 en contra y 6 abstenciones, la ministra detalló que “lo que hace es garantizar que los dos derechos que están en juego se puedan ejercer: respetar el derecho a huelga y a los trabajadores que no están en ella".

“Aquí lo que hay es una prohibición al reemplazo, pero al mismo tiempo lo que hay es que los trabajadores que no están en huelga van a poder trabajar, por lo tanto las adecuaciones necesarias no son para atenuar los efectos de la huelga, son para garantizar que los trabajadores que no van a la huelga, puedan seguir trabajando”, enfatizó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Esta indicación señala que en caso de una paralización de actividades el empleador podrá modificar los turnos u horarios de trabajo, esto, “con el objeto de asegurar que los trabajadores no involucrados en la huelga puedan ejecutar las funciones convenidas en sus contratos”.

Por otro lado, después de un intenso debate, la Cámara optó por no apoyar las enmiendas relativas al concepto de huelga pacífica, introducidas por el Senado.

En concreto, por 65 votos en contra, 44 a favor y 1 abstención, se rechazó la disposición que establece: “Los derechos reconocidos por este Código (del Trabajo) deberán ser siempre ejercidos de buena fe y en forma pacífica”.

Además, por 65 votos en contra, 42 a favor y 1 abstención se rechazó la disposición que señala: "La negociación colectiva deberá desarrollarse de manera pacífica entre las partes".

Asimismo, se rechazaron por 70 votos en contra y 39 los cambios realizados por el Senado a los artículos relativos a la negociación interempresa. El primer trámite, los diputados la habían aprobado, pero después los senadores la eliminaron.

Frente a esto, la ministra Rincón aseguró que ya se está preparando el escrito que será presentado en la instancia conformada por miembros de ambas cámaras.

"Sobre la negociación interempresa, hay obligación para la medianas y grandes y hay voluntariedad para las micros y pequeñas, en caso de negarse los empleadores se entiende que es un sindicato de empresa", puntualizó la titular del Trabajo.

PUB/SVM