En el marco del conflicto por el reajuste al sector público, el Registro Civil se sumó este miércoles al paro indefinido que tiene por objetivo lograr que el Gobierno se siente a la Mesa del Sector Público a negociar un incremento mayor al 3,2% ofrecido por La Moneda. 

Mediante comunicado, los trabajadores indicaron que la medida de presión se debe a al trato recibido por los trabajadores y dirigentes del sector público, quienes ayer en medio de la discusión del veto aditivo que ingresó la administración Bachelet y que no fue aprobado por no al alcanzar el quórum necesario para su aprobación, fueron violentamente desalojados de la sala del hemiciclo. 

Pese a la paralización, se anunció que se dispondrán de turnos éticos para atender al público en casos como matrimonios programados, certificados de defunción y certificados de antecedentes para personas que están postulando algún puesto de trabajo. 

La Cámara de Diputados rechazó ayer en la tarde el veto aditivo de la Presidencia de la República para otorgar un reajuste de 3,2% a los trabajadores del sector público. La decisión es una nueva derrota para el Gobierno de la Nueva Mayoría. 

El veto fue votado en tres partes, siendo la más importante la del guarismo de 3,2%, que recibió 44 votos a favor, 28 en contra y 37 abstenciones. Debido a que estas dos últimas votaciones se suman, el veto no logró la mayoría necesaria. 

Posteriormente, y aunque ya no cambiaba la situación de rechazo, se procedió a votar el techo de sueldos que recibirían reajuste y los tramos de sueldos para recibir los bonos por término de conflicto. Estas dos partes del veto aditivo tampoco obtuvieron mayoría, por lo que fueron objetadas. 

PUB/CM