A las 17:55 horas, del pasado domingo 24 de enero, mientras varios buques presentes en la Antártica, entre ellos el ATF “Lautaro”, se encontraban capeando un fuerte temporal de viento y nieve en Caleta Potter, un llamado de auxilio alistó al remolcador chileno.

Se trataba del buque de la Armada Uruguaya, ROU “Vanguardia”, el que se encontraba al garete por falla de sus motores y con riesgo de varada, debido al fuerte oleaje.

En menos de 45 minutos, el “Lautaro” zarpó de emergencia para auxiliar al buque en peligro, enfrentando una navegación con vientos de 30 nudos, equivalentes a 60 km/hora, marejadas y una ventisca (mezcla de viento y nieve) que permitía una visibilidad de 300 yardas, es decir, poco más de 200 metros.

En una eficaz maniobra de salvataje, en menos de 20 minutos, el “Lautaro” se había aproximado al “Vanguardia”, logrando traspasar un cable de remolque y evitando el peligro de varada.

Durante el remolque, las condiciones meteorológicas empeoraron al aumentar el viento con rachas de 85 km/hora. El buque remolcado logró poner en servicio el motor de babor, permitiendo cooperar con el remolque y así aumentar la velocidad a 4 nudos.

Finalmente, y luego de ingresar entre los hielos a Caleta Potter, el buque auxiliado fondeó a las 21:00 horas de forma segura.

PUB/CM