Setenta metros de largo tenía el túnel que la mañana de este miércoles, personal de Gendarmería detectó al interior de una de las celdas de la cárcel de Calama. 

El corredor estaba a cuatro metros de llegar a la calle, situación que habría propiciado la fuga de internos. 

de acuerdo con la información proporcionada por la institución, el túnel comenzó a construirse hace un año y se ubicaba bajo una cama de la celda ocho del penal. 

Efectivos de Gendarmería se encontraban investigando el caso, luego de sospechas de su existencia. 

Producto del hallazgo, se dispuso el traslado de la población penal a otros recintos penitenciarios. 

PUB/NL