El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) cambió la categoría de los repelentes de insectos de uso tópico a producto cosmético. El objetivo es que se puedan vender en cualquier tipo de tienda y no sólo en farmacias, lo que restringía su distribución. 

Este cambio, según explicó el ISP, se realizó con el fin de armonizar la regulación con otros países latinoamericanos y para velar por el buen uso de este tipo de productos. 

Según la entidad se consideran repelentes de insectos de uso tópico aquellos preparados para insectos artrópodos, cuyo mecanismo de acción se basa en alterar su sistema de detección de sangre, mediante compuestos aromáticos. 

Todos los repelentes de insectos deben contar con registro sanitario de cosmético otorgado por el ISP, previo a su distribución. 

Deberán estar formulados con ingredientes permitidos y reconocidos como seguros para su uso en humanos, y los ingredientes activos usados en la formulación deben encontrarse en el listado de ingredientes permitidos reconocidos internacionalmente. 

Entre sus ingredientes se encuentra la Icaridina también conocida como Picaridin, aunque el ingrediente de mayor frecuencia de uso es el DEET o Dietiltoluamida, internacionalmente reconocido como seguro y eficaz para ser usado en todo público, hasta una concentración de 30%. 

Desde hace más de 40 años que es usado con esta finalidad en personas de todo el mundo, para repeler mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas. 

PUB/ATON