En el contexto de la Copa América Centenario y los seis días de pre emergencia que han afectado a varias ciudades de nuestro país, el debate sobre cuáles son los factores que afectan la calidad del aire se han tomado el debate popular.

Y entre ellos, uno de los "culpables" más polémicos ha sido el famoso asado, el cual surge como un aliado infaltable para cada partido que disputa "La Roja" en el marco del torneo internacional, y el cual varias autoridades han llamado a evitar por su contribución negativa  al estado de contaminación en el que nos encontramos actualmente.

Paloma Cuchi, es la representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Chile, y explica a Publimetro que si en Chile "no estuviera tan contaminado, los asados no serían un problema".

"Es obvio que durante la Copa, o en celebraciones como Fiestas Patrias por ejemplo, lo típico es hacer asados, pero son momentos puntuales, no hay copas ni fiestas todos los meses, por lo que no siempre hay tantos asados", explica.

La experta es enfática en recalcar que si el aire de las ciudades estuviera limpio, no importaría si hubiera un alza en los asados, pero que en este caso crítico  si es una precaución que se debe tomar. "Es casi anecdótico, pero la verdad es que si tienes un aire en estas condiciones, solo lo empeoras más", puntualiza.

¿Qué respiramos los chilenos?

Paloma afirma que llama la atención la situación de un país, con 6 días seguidos expuestos a una calidad del aire tan mala, y donde los chilenos y chilenas se exponen a un alto impacto en su salud especialmente en el ámbito respiratorio.

"A pesar de que ciudades como Santiago o Coyhaique tienen altos valores de contaminación a nivel mundial, están tomando medidas. Chile ha dado pasos certeros en precauciones como monitorear la calidad del aire o fomentar las restricciones vehículares, así como también en el sur reducir el uso de leña. Eso es bueno", dice la especialista.

La gran crítica, según Cuchi, es que los chilenos saben que están expuestos de manera diaria y continuada a aire contaminado, y aún así les cuesta tomar iniciativas para no contribuir o exponerse. "Falta trabajo multisectorial, un llamado potente de las autoridades y además falta que la gente se atreva a tomar acciones como no hacer 'trampitas' usando los autos igual cuando tienen restricción o dejar de hacer ejercicio al aire libre cuando les dicen que no lo hagan", aclara.

Otro aspecto negativo, según la representante de la OMS, es el alto consumo de cigarrillos por parte de los chilenos. "La población de Chile tiene un consumo de casi un 40%. O sea, además de respirar aire contaminado, las personas contaminan ellos mismos de manera voluntaria a través de los cigarros y de paso, exponen a sus cercanos. Eso también es un factor a considerar en la calidad de lo que hoy respiramos y su calidad de vida actual y futura", recalca.

Finalmente Paloma hace un llamado a las pequeñas acciones, pero significativas en el cuidado del medio ambiente y de nosotros mismos. "Comer más legumbres no solo ayuda a controlar la obesidad por su bajo contenido en grasas, si no que sus raíces ayudan a limpiar el medio ambiente por lo que es positivo para ambas cosas. Otro aspecto es tratar de migrar al transporte público o compartir el vehículo por parte de los usuarios, aunque claro, para eso necesitamos que las autoridades también aporten en que este funcione bien", finaliza.

PB/MC