Un pequeño perrito asomado peligrosamente en una ventana de un cuarto piso de un céntrico edificio generó la reacción de un grupo de transeúntes, quienes no dudaron en improvisar medios para evitar que muriera si caía al suelo.

La presencia del cachorro fue detectada cerca de 10:30 horas por quienes caminaban frente a un inmueble ubicado en calle Ejército 294, esquina de Grajales. El animalito, que se había quedado solo en el departamento, lloraba y permanecía parado en el umbral de la ventana e intentó cruzar varias veces hacia una ventana vecina, en medio de los gritos de los transeúntes para disuadirlo.

Un grupo de personas, entre ellas varias estudiantes de centros de educación superior de ese sector capitalino, pidieron frazadas a los vecinos del primer piso y con ellas improvisaron una manta de rescate para prevenir que el perrito golpeara el suelo.

"Cómo lo dejan solo en el departamento. Eso no es tenencia responsable", reclamó una de las jóvenes que sostenía las frazadas.

Más tarde llegaron al lugar personal de Carabineros de la 2da Comisaría y de Seguridad Vecinal de Santiago. Dos funcionarios de esta última entidad treparon en una escalera desde el techo de un recinto universitario aledaño y, tras una arriesgada maniobra, lograron llegar hasta la ventana para rescatar al cachorro.

"Tenía difícil acceso y tuvimos que entrar por el techo del edificio colindante. El perrito estaba solo y la puerta estaba cerrada con llave", señaló el funcionario a cargo de la operación, Manuel Venegas.

"Lo dejamos en el suelo y corría por todos lados. También tenía un platito con alimento", agregó en medio de los aplausos y las felicitaciones de quienes presenciaron la acción.

PUB/CM