“Alguien dijo: 'Lagos no se va a atrever'. Reconozco que me piqué un poquito. Cómo no me voy a atrever si se trata de querer a Chile, a su gente”.

De esta manera el ex presidente Ricardo Lagos reveló el origen de su candidatura presidencial durante una entrevista al programa Mejor que la TV en UCV Televisión.

Ante Nicolás Copano, el otrora gobernante conversó cerca de 33 minutos, en donde reconoció que no ha sido fácil iniciar una nueva aventura con el fin de tener un segundo mandato en La Moneda.

“A ratos echo de menos cuando antes me paseaba y me iba mejor en las calles. Está pesada la cosa”, admitió.

De igual manera, aceptó que si imagen cuenta con diversos cuestionamientos desde la población por temas como el Transantiago, el Crédito con Aval del Estado (CAE) o por los episodios de corrupción ocurridos durante su administración.

En ese sentido, centró gran parte de su autocrítica en el transporte capitalino. "Miro para atrás y digo: cómo nos equivocamos tanto. O cómo no fuimos capaces de decir eso no va a funcionar así”.

“Cuando veo lo que se ha gastado y dónde estamos, digo hay que asumir el gran error de querer hacerlo”, añadió.

Por aspectos de esa índole, remarcó que su candidatura "es muy difícil, me doy cuenta. No es fácil”. “Si algo me dolió y le dolió a mi familia fue ese tipo de acusaciones de corrupción tan injustas. Por eso, mi familia no quería que estuviera en lo que estoy hoy en día. Todos no querían. Me dijeron lo que me han dicho otras veces. ‘Si esa es tu decisión, te apoyamos’. Ninguno de ellos está participando. Mi mujer tampoco”, agregó.

Consultado por los respaldos que existen en su postulación, afirmó que “tengo, yo sé, el apoyo de ellos (su familia). Es un apoyo distinto, indirecto. No es como las otras veces que se involucraban. Ellos realmente han sufrido, eso me duele”.

Finalmente, Lagos se emocionó al hablar sobre cómo le gustaría ser recordado. “Que mis nietos piensen que tuvieron un buen abuelo. Siento que ha sido difícil hacer este camino por el costo familiar”, culminó con los ojos notariamente vidriosos.

PUB/CM