Conciente y estable se mantiene internado en el hospital clínico de la Universidad Católica el joven Rodrigo Avilés, quien fue llevado hasta allí por Carabineros que lo encontraron sufriendo convulsiones en la calle (en el sector de avenida Ossa), la noche del domingo pasado. 

Según lo informado por los familiares, el estudiante universitario que el 21 de mayo de 2015 fue impactado por el chorro de un carro lanza agua de Fuerzas Especiales de la policía uniformada durante una manifestación cívica en Valparaíso, había salido de su casa para reunirse con ex compañeros de colegio. 

El abogado de la familia de Rodrigo Avilés, Eduardo Villagrán, dijo que el joven “está siendo sometido a una serie de exámenes, justamente a fin de precisar y establecer un poco más el origen de las convulsiones, pero recordemos que esto ya ocurrió a fines de diciembre". 

También informó que los médicos han recomendado que debe permanecer acompañado de manera permanente, por un período de seis meses. 

Villagrán dijo que “hay que hacer grandes cambios, por lo menos de aquí hasta septiembre, que es lo que acabo de conversar recién y me acaba de informar Félix Avilés (el papá de Rodrigo), y es que Rodrigo va a tener que tener un sistema de acompañamiento permanente”. 

Y agregó que “hay que tomar todas las precauciones y una de ellas es que, en definitiva, esto puede volver a ocurrir en cualquier momento. Por lo tanto, lo más recomendable es que esté siempre acompañado". 

También señaló que los médicos no descartan que las convulsiones sean secuelas permanentes por la agresión sufrida por Rodrigo de parte de Carabineros, en Valparaíso. 

PUB/VJ