El senador socialista Fulvio Rossi cuestionó la querella presentada este martes por el Servicio de Impuestos Internos en contra de treinta personas acusadas de delito tributario, entre las que se incluye su ex asesora Mariela Molina.

El legislador defendió a su cercana ante la presunta emisión de boletas ideológicamente falsas a Soquimich, indicando que esta ha desarrollado labores en empresas incluso "más grandes que SQM", afirmando que su trayectoria profesional "no tiene nada de malo".

"Lo único de lo que se me ha acusado informalmente es la solicitud de platas legales para una campaña municipal. Pero respecto de mi campaña no he recibido recursos de esta empresa (...) lo que pasa es que hay cacería de brujas, pareciera que hubiera sido un delito que ella trabajara para una empresa", afirmó.

De igual manera, Rossi cuestionó el proceso de investigación que hoy indaga el financiamiento ilegal de campañas, incluso dando a entender una posible negociación política.  

 "Aquí uno tiene la sensación de que hay que buscar un empate. Porque hay muchas presiones. Yo espero que haya independencia para llevar adelante los procesos", dijo. 

Para finalizar, el senador aseguró que "todo el mundo trata de meter al otro para ver un equilibrio. Yo espero que haya justicia y no una negociación política: cuantos por un lado y cuantos por el otro. (..) no deja de llamarme la atención que se haya presentado un año y tres meses después sin ningún antecedente nuevo. Me llama la atención como están ocurriendo las cosas, como que es necesario meter a un socialista a la jaula, digamos las cosas como son. Yo no he cometido delito y he sido víctima de una campaña de demolición de imagen implacable".

PUB/SVM