Finalmente se concretó la salida de Roxana Pey de su cargo como rectora de la Universidad de Aysén, luego que la Contraloría tomara razón del decreto de remoción presentado por el Ministerio de Educación.

La doctora en ciencias y académica calificó de un "operativo muy feo" la forma en que el Mineduc actuó para sacarla de su puesto. 

"Hemos cumplido un año de funciones, estamos muy orgullosos del trabajo que hemos realizado y es un momento triste -yo diría, un operativo muy feo- que ha culminado el día de hoy", dijo Pey. 

"Hay elementos muy penosos, puesto que se desconoce un trabajo que aquí se ha hecho para armar esta universidad con mucho esfuerzo, con mucho corazón y también con mucha urgencia, porque la región de Aysén merece tener una universidad como ella lo ha diseñado", agregó. 

Cuando se le pidió la renuncia por parte del Mineduc a Pey, esta lo rechazó, argumentando que el Gobierno se estaba intrometiendo en la autonomía de la universidad. A su vez, desde La Moneda afirmaron que la ex rectora fue designada por la Presidenta de la República, por lo que era un cargo de confianza. 

Uno de los puntos de discordia entre las partes fueron los estatutos de la universidad, y que fueron aprobados sin darle aviso a la bióloga. 

"Los estatutos seguimos sin conocerlos en la región, independientemente de que yo en estos momentos dejo de ser la rectora, la universidad no la conoce y la región no los conoce. Ya han sido promulgados y eso nos ha parecido, ayer con el consejo social nos ha parecido muy preocupante, pues son manifestaciones de centralismo y de falta de respeto con la región que son inquietantes, preocupan y también son bastante penosas", manifestó.

Al ser consultada por una posible apelación a la decisión de la Contraloría, Roxana Pey expresó que "eso es secundario frente al momento que estamos viviendo, que es una intervención de una universidad pública estatal". 

PUB/CF