El sacerdote Gerardo Joannon reapareció el sábado públicamente, asistiendo en la misa al presbítero Claudio Acevedo, en la parroquia Inmaculada Concepción de Santa María, en la ciudad de San Felipe.

Esto luego que en 2015 y tras ser investigado por su presunta participación en adopciones irregulares de niños durante las décadas de los 70 y 80, fuera enviado a vivir a la comunidad de los Sagrados Corazones en Buenos Aires, como castigo. 

Según lo que reproduce La Tercera este miércoles, el sacerdote llegó a Chile sin previo aviso, luego de solicitar a la orden un “permiso de ausencia”, el que le permite vivir fuera de la comunidad durante u año. 

Consultado por la presencia de Joannon, el Obispo de San Felipe, explicó que “el padre Gerardo habló personalmente conmigo, sostuvimos una conversación muy profunda y me planteó la necesidad de venir a la diócesis del Aconcagua para vivir su ministerio sacerdotal de la oración”. 

PUB/NL