El diputado René Saffirio oficializó este miércoles su renuncia a la Democracia Cristiana luego de criticar al partido por una presunta falta de apoyo a la formación de una nueva comisión investigadora respecto al funcionamiento del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Al respecto, señaló que "siempre concebí la política como un servicio público, una vocación y no como una carrera profesional. Esto no es un negocio ni una forma de enriquecerse y los partidos políticos hoy día, unas más otros menos, pero prácticamente todos, se han arrodillado frente al dinero"

"No resulta una decisión fácil, son 47 años de mi vida personal que comenzaron con el sueño de cualquier adolescente de construir un país mejor. Esos sueños se fueron construyendo y haciendo realidad en el curso de mi vida en la Democracia Cristiana y debo agradecer a esa DC de principios y valores, que no es la misma a la que renuncio hoy día", aseguró el parlamentario.

Respecto a su salida del falangismo, detalló que la tienda política en la actualidad "es un partido que dio la espalda a las personas que nunca debió abandonar. Es un partido que no piensa en los trabajadores, que no piensa en la infancia, en los jóvenes, que no piensa en un futuro de Chile que no sea bajo el signo de un mercado cruel, de un mercado que destroza personas, familias y comunidades; y de un mercado que claramente ha sido incapaz de superar las tremendas diferencias que existen en la sociedad".

Por último, Saffirio confirmó que continuará como diputado independiente, descartando postular a la Cámara Alta.

"No me gusta el Senado. No me gusta la arrogancia con que el Senado aborda las temáticas que preocupan a todos los chilenos, el secretismo con que el Senado asume las tareas propias de su legislatura (...) No me gusta ser elegido cada ocho años, eso significa que puedo darme seis de vacaciones, trabajar los dos últimos, engañar a los electores y ser reelecto por ocho mas", concluyó.

PUB/CM