Se realizó la formalización en el Juzgado de Garantía de Quilpué, de Carolina Alejandra Vargas San Martín (34) y Pablo Undurraga Atria (30), imputados de integrar la secta religiosa de Colliguay, que el 23 de noviembre del año pasado incineró a un bebé de tres días.

Ella es ejecutiva de una empresa de retail y el hombre no tiene oficio, pero es sindicado como la mano derecha del líder del grupo, Ramón Gustavo Castillo Gaete, de 35 años, quien está prófugo de la justicia y de acuerdo a los antecedentes policiales, se encuentra en Perú, por lo cual se encuentra encargado a Interpol.

Cabe señalar que la pareja estaba oculta en Villarrica y resolvió entregarse en Santiago, por lo cual concurrió a la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI. Ayer se les controló la detención y hoy se les formularán cargos.

En total son siete los detenidos, a los dos anteriores se suman Josefina López Núñez (24), María del Pilar Álvarez Fuenzalida (25), David Pastén Rojas (30) y Karla Franchy Arana (34) y Natalia Guerra Jequier (25).

La última de los nombrados era la madre del bebé quemado en el ritual y se encuentra formalizada por parricidio, mientras que los otros lo están por el delito de homicidio calificado consumado.

NOTICIAS RELACIONADAS

En Quilpué formalizarán a otros dos integrantes de secta que quemó a bebé

Ayahuasca está en el centro del debate

Revelan impactantes antecedentes de la secta que sacrificó a recién nacido

Líder de la secta que quemó a recién nacido habría cambiado su apariencia

Se entrega pareja que era buscada por la PDI por ser parte de la secta que quemó a bebé

En prisión preventiva queda una quinta integrante de la secta de Quilpué

Se amplía la búsqueda de líder de secta a Ecuador

A disposición de la justicia queda una quinta integrante de la secta de Quilpué

Prófuga de secta que quemó a recién nacido se entrega a la PDI