Dicen que tiene alrededor de 40 años, mide aproximadamente 1,70, es moreno, delgado, le faltan algunos dientes, utiliza un casco y una bicicleta ambas de color azul. Los lugares donde ronda son por comunas del sector oriente y la estafa que hace es sencilla: finge que los automovilistas lo atropellan mientras maneja su bicicleta.

La denuncia que publica el grupo de Facebook “Denuncia Vitacura” -y que ha sido compartida más de 1100 veces- parecía un hecho aislado en un principio para Fernanda Elórtegui, la mujer que emitió el testimonio. Cuenta a Publimetro que manejaba, con su hijo pequeño a bordo, por el Puente Gerónimo de Alderete sobre Kennedy cuando se cambió de pista a la derecha y siguió hasta el semáforo de García Pica. Fue ahí cuando un hombre se acercó diciendo que lo había atropellado cuando se cambió de pista, que le había roto su bicicleta, que más encima era prestada y que el tipo de una camioneta que venía atrás lo había traído porque ella “se estaba arrancando”.

“Yo quedé plop, no entendía nada. Es cierto que me cambié de pista, pero él me decía que como la vereda en la calle era tan alta yo lo había empujado con mi auto y le había roto su bici”, cuenta Fernanda. “Yo no sentí, ni vi nada. Pero lo que me pareció más raro es que él empezó a decirme que tranquila, que él había pensado que yo estaba arrancando y que él estaba bien. Que solo le dolía la mano y que la bicicleta no era de él, pero que no quería que yo quedara mal”, relata.

Fue ahí cuando Fernanda le ofreció llevarlo al Consultorio de Cerro Altar, pero él se excusó diciendo que su bicicleta no cabía en el auto. Pero lo más extraño, según narra, fue que ante el ofrecimiento de pagar el arreglo de la bicicleta y ofrecerle un cheque, él le respondió que “No, porque no tenía donde cambiarlo”, lo cual la hizo ir a un cajero a sacar dinero y encontrarlo posteriormente en el consultorio "no quiso ser atendido porque él debía irse rápido a Colón con Paul Harris”. Además, excusó sus lesiones diciendo que “si fuera una fractura él sabría” e incluso le dijo a Fernanda que “cómo le devolvía después la plata que le sobrara del arreglo”.

“No quise a llamar a Carabineros porque estaba con mi hijo pequeño y estaba muy nerviosa. Quería solucionar todo rápido y él fue muy amable, me tranquilizaba, un gran actor. Después de pagarle, fui yo misma a dejar la constancia y ahí fue cuando me di cuenta de que había caído en esta estafa”, cuenta la joven madre.

Ahí, Fernanda se encontró con que el carabinero le relató exactamente la historia que ella había vivido y le mostró a una mujer que había sido víctima de la misma estafa -con un hombre de similares características- hace solo unas horas. “Ella estaba en el lugar y en su caso, le había dicho que iba a perder un día de trabajo. Cuando el carabinero empezó a contarme mi historia se me cayeron las lágrimas de inmediato, ahí me di cuenta de todo y pensaba cómo tan pava”, dice con rabia Fernanda.

Según la gran cantidad de comentarios que le han llegado a la mujer, este modo de operar llevaría ya casi seis años y sería utilizado en diversos puntos de la Zona Oriente. Ahí, este hombre utilizaría diversas excusas para engañar a sus víctimas, siempre mostrándose comprensivo y maquinando la historia para que las víctimas por su cuenta busquen pagarle.

Por su parte desde la 17a Comisaría de Las Condes -donde Fernanda hizo la denuncia- afirman que “no todos están en conocimiento de esos casos”.

PB/MC