Desde el 6 de diciembre de 2015 al 6 de enero de 2016 se registraron seis casos de menores con quemaduras por fuegos artificiales a nivel nacional, uno menos que el año anterior, según informaron el Ministerio de Salud, Coaniquem y Carabineros. 

“Estos resultados son importantes, pero es necesario hacer una modificación a la ley para que quien la infrinja no sólo cometa una falta sino un delito” , señaló el presidente de Coaniquem, Jorge Rojas Zegers, al entregar las cifras de la campaña Alto al Fuego 2015. 

Por su parte, la ministra Carmen Castillo destacó que gracias a estas campañas “hemos ido avanzando, pero esto no significa que bajemos la guardia. Pasó el tiempo de la campaña, pero nosotros continuamos alerta. Para nosotros es importante seguir recibiendo denuncias de ventas ilegales de chispitas, petardos o voladores, porque no queremos niños con riesgo quemaduras”. 

En tanto, el coronel Óscar Salazar, jefe del OS11 de Carabineros, informó que fueron decomisadas 103.472 unidades de fuegos artificiales y se registraron 87 detenidos por venta de estos productos. 

Recordó que desde el año 2000 está prohibida la venta, uso y compra de fuegos artificiales, durante todo el año y en todo el territorio nacional. 

“En esta oportunidad, fue muy relevante las denuncias de la comunidad en forma directa y a través de las redes sociales, lo que ayudó mucho en este operativo”, enfatizó el coronel Salazar. 

El balance de la campaña de esta año arrojó los siguientes resultados: 

- 6 casos notificados. 

- 50% sexo masculino y 50% sexo femenino. 

- 5 de la Región Metropolitana y 1 de la Región de Valparaíso. 

- Edad entre 6 y 14 años. 

- Los casos ocurrieron entre los días 13 de diciembre y 2 de enero. 

- 5 quemaduras intermedias (AB) y 1 quemadura superficial (A). 

- 1 de ellos manipulaba el fuego artificial y 5 eran observadores. 

- 2 de ellos fueron por petardos y 4 voladores. 

- Las atenciones fueron ambulatorias, salvo un caso que fue hospitalizado. 

- Las zonas afectadas fueron cabeza y cuello, extremidades inferiores y superiores y dos niños resultaron con los ojos dañados. 

PUB/VJ