El obispo auxiliar de Santiago, Galo Fernández, reiteró este martes que la posición de la iglesia es que no hay ninguna obligación para los católicos de comer pescados o mariscos en Semana Santa. Además, hizo un llamado a los creyentes a vivir estas fechas con austeridad. 

“No hay ninguna obligación de comer ni pescados ni mariscos, por el contrario, dado el comercio que se produce en estas fechas, viene a ser una contradicción", indicó Fernández. 

"Más bien a lo que invita la iglesia es a privarse de los alimentos más costosos y, en este caso, pareciera que también pescados y mariscos podrían entrar dentro de esta categoría”, añadió. 

En cuanto al real sentido de esta celebración, monseñor Fernández recordó que "la idea es vivir un tiempo de ayuno, reflexión, y solidaridad, en preparación a la fiesta de la resurrección de Jesús". 

“La idea es compartir de lo que nos privemos con nuestros hermanos más pobres, con los que más lo necesitan, así como Jesucristo renunció a su propia vida para entregarla por nuestra salvación", agregó. 

"La letra y el espíritu a veces se contraponen. La letra había señalado privarse, y había puesto como ejemplo las carnes rojas, pero en rigor, a lo que se invita es a renunciar a alimentos costosos y a compartir eso con los más necesitados”, concluyó. 

PUB/NL