La Sala del Senado aprobó este miércoles el proyecto que otorga al personal asistente de la educación una bonificación por retiro voluntario y otra adicional por antigüedad, mejorando así las condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones. 

De este modo la iniciativa que beneficiará a un universo potencial de 9.000 asistentes de la educación, en un plazo de 6 años, quedó en condiciones de cumplir su segundo trámite en la Cámara Baja. 

El proyecto de ley tiene por objeto otorgar mejores condiciones de egreso para los asistentes de la educación que están en edad de pensionarse. 

La iniciativa establece un plan de incentivo al retiro voluntario para los asistentes de la educación municipal que, entre el 1 de julio de 2014 y el 30 de junio de 2022, tengan 60 años de edad, si son mujeres, o 65 años de edad, si son hombres, permitiendo que durante los 8 años en que este plan estará vigente, puedan beneficiarse hasta 9.000 trabajadores. 

La bonificación por retiro voluntario ascenderá a un mes de remuneración imponible por cada año de servicio prestado en las entidades de educación municipal, con un máximo de once meses. 

También se concede una bonificación adicional para aquellos funcionarios que, a la fecha del retiro, tengan una antigüedad mínima de 10 años continuos de servicios efectivamente prestados en calidad de asistentes de la educación. 

El monto de esta bonificación dependerá de los años de servicios y va desde las 80 UF ($ 2.081.052), para trabajadores con una antigüedad de entre 10 y 14 años, hasta 560 UF ($ 14.567.364) para aquéllos con 35 o más años de servicio. 

Los asistentes de la educación que se acojan a los beneficios de este proyecto de ley no podrán ser recontratados en ninguno de los organismos de la educación municipal, así como tampoco en municipalidades, durante los cinco años siguientes al término de su relación laboral, a menos que devuelvan la totalidad de los beneficios percibidos.

PUB/SVM