Alrededor de unas 300 personas concurrieron al homenaje que esta mañana le rindió el Senado de la República al ex senador y Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda.

Los restos del poeta llegaron ayer a la sede del Congreso en Santiago, para dar inicio a un homenaje que terminará mañana, con su entierro definitivo en su casa de Isla Negra, tres años después de su exhumación.

Los honores, encabezados pór el actual presidente de la Cámara Alta, Ricardo Lagos Weber, se deben a que nunca antes el ex parlamentario fue despedido como se debía. Neruda fue senador entre 1945 y 1948.

En la oportunidad también pronunció un discurso el presidente del PC, Guillermo Teillier, en el que destacó la obra del vate precisando que "la lucha independentista y la lucha social de nuestra América, se hace canto y poesía, pero a su vez símbolo y manifiesto de dignidad y esperanza, de liberación y justicia social (...) Esta obra era un aporte sustantivo para la batalla contra la hegemonía cultural".

Por su parte, Rodolfo Reyes, uno de los sobrinos del poeta, dijo que "es un honor y un deber moral realizar esta ceremonia, con la finalidad que las autoridades y la ciudadanía le acompañen en el retorno a su Isla Negra".

Por eso, desde las 13.00 y hasta las 19:00 horas de hoy las puertas del la sede capitalina del Congreso permanecerán abiertas al público.

En abril de 2013, los restos de Neruda fueron exhumados de Isla Negra para investigar la supuesta intervención de terceros en su muerte en 1973, unos días después del golpe de Estado. Y si bien las pericias ya concluyeron -por lo cual fue devuelto el cuerpo a la familia- la investigación respecto de su muerte continúa.

PUB/CM