La bancada de senadores del Partido Socialista cuestionó la permanencia de la presidenta del Consejo para la Transparencia, Vivianne Blanlot, tras ser incorporada al directorio de Empresas CMPC, involucrada en la colusión del papel tissue. 

En una declaración pública, los parlamentarios del PS mencionaron que "el fin último del Consejo para la Transparencia es lograr la máxima eficiencia y corrección en la acción de la administración del Estado, por la vía de asegurar el acceso a la información pública, posibilitando así el control social". 

Añadieron que "la crisis de confianza que afecta a todos los actores públicos obliga a una mayor prudencia en nuestros actos. Compartimos, en ese sentido las críticas hechas por diversos sectores y, en particular, por el ex presidente del Consejo, Raúl Urrutia". 

"Más allá de su legalidad, consideramos éticamente cuestionable que la presidenta del Consejo para la Transparencia acceda a un cargo en el directorio de una empresa, que se encuentra siendo objeto de una investigación, precisamente respecto de prácticas de mercado opacas e irregulares", agregaron los senadores PS. 

También anunciaron que "analizaremos proponer un perfeccionamiento a las normas que regulan las inhabilidades e incompatibilidades de los cargos de presidente/a y consejero/a del Consejo para la Transparencia, de modo que ellos aseguren la máxima independencia y autonomía". 

"Confiamos en que Vivianne Blanlot reflexionará acerca de las implicancias de esta situación y adoptará una decisión acorde a estos criterios y a la responsabilidad política que amerita el cargo público que detenta", concluyeron. 

El Consejo para la Transparencia es una corporación autónoma de derecho público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, creado por la ley de Transparencia de la Función Pública y de Acceso a la Información del Administración del Estado. 

Su principal labor es velar por el buen cumplimiento de dicha ley, la que fue promulgada el 20 de agosto de 2008 y entra en vigencia el 20 de abril de 2009. 

La dirección del Consejo corresponde a cuatro Consejeros designados por el Presidente de la República, previo acuerdo del Senado, adoptado por dos tercios de sus miembros en ejercicio. 

PUB/SVM