A poco de conmemorarse un nuevo Día Internacional de la Mujer, el diagnóstico sobre la equidad de género en nuestro país aún es preocupante y la brecha social y cultural entre hombres y mujeres persiste en nuestro país.

Para contrarrestrar esta realidad, el Servicio Nacional de Menores (Sename), a través de su Oficina de Protección de Derechos (OPD) de Iquique, lanzó en enero un taller dirigido a niñas entre 9 y 15 años denominado taller de “desprincesamiento”, el que consiste en seis clases con actividades prácticas, videos, canciones y debates, y que busca un desarrollo infantil y adolescente libre de prejuicios y estereotipos asociados al género, entregar herramientas para crecer como mujeres libres de prejuicios.

La experiencia fue evaluada exitosamente y desde hoy se comenzará a replicar a nivel nacional, capacitando a las demás OPD del país para que en el corto plazo puedan impartir este particular taller en las respectivas regiones del país.

Para la directora de Sename, Marcela Labraña, para cambiar la realidad que vive nuestra sociedad respecto de la inequidad “se debe partir por enseñar a niños y niñas a crecer sin prejuicios y estereotipos de género”.

Es por esto que “sin hacer un juicio, sólo hablando de las cifras del Sename, la población que atendemos por causal de vulneración de derechos son principalmente niñas y adolescentes”, agrega Labraña. Las cifras son lapidarias, ya que más del 70% de las pericias por abuso sexual registradas durante 2015 se realizaron a mujeres, por lo que la directora de Sename concluye que “esta es una realidad que debemos cambiar” y a su juicio este tipo de iniciativas podría cambiar eso.

Desde la corporación Humanas, que es un centro de derechos humanos y justicia de género, su vicepresidenta María Eugenia Lorenzini destaca la iniciativa: “Estamos muy contentas porque nos damos cuenta que las acciones que realizamos las organizaciones de mujeres finalmente hacen eco en el Estado”.

Lorenzini agrega que “la pelea es dura,porque mientras sigan estos estereotipos femeninos como los que presenta la ‘Princesita Sofía’, va a ser muy difícil romper con los estereotipos de género, que son muy potentes. Es muy interesante la edad que cubre este taller, porque desde los nueve diez años las niñas ya tienen mayor autonomía para defenderse del entorno”.

La sicóloga y representante de Humanas concluye que en este tema de desigualdad de género “aún estamos en pañales, pero que esta iniciativa nazca desde el Estado es un buena señal, que quisiéramos que se pudiera replicar, por ejemplo, a través de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) o del Consejo Nacional de la Infancia”.