En el 15° Juzgado de Garantía de Santiago, la directora de la Región Metropolitana de Sename, María José Montero, junto al comisionado de la infancia de la misma institución, Carlos Alvear, presentaron una querella criminal por el delito de homicidio por omisión contra los responsables por la muerte de Bastián, un niño de 11 años que recibió un disparo mientras se encontraba manipulando un arma con otro menor de edad, de 8 años. La dueña de la casa y el padre de ésta escondieron la evidencia en el lugar de la tragedia y fueron formalizados por tenencia de arma de fuego y por infracción a la ley de drogas.
 
“Estamos consternados como servicio. El niño que falleció estaba jugando con otro niño cuyos padres estaban ahí y fueron muy negligentes, no recurrieron a un recinto asistencial para prestarle ayuda, lo dejaron en el pasaje permitiendo que se desangrara. Esto no se puede volver a repetir, queremos que la muerte de Bastián no quede impune, por eso buscamos que este delito sea sancionado”, dijo la directora regional metropolitana.
 
Por su parte, el comisionado de la infancia indicó que “la querella es por el delito de homicidio por omisión, porque no se prestó auxilio por parte de los adultos, que además tenían un arma de forma ilegal, y son los responsables del cuidado de los niños y los encargados de no exponerlos a situaciones de riesgo. Las penas que arriesgan son de 10 años a 15 años y un día de presidio”.
 
Paralelamente, Sename presentará una medida de protección en favor del niño de 8 años presente en el lugar de la tragedia, con el fin de que el tribunal de familia analice su situación y ordene su ingreso a un tratamiento reparatorio.
 
“No perdamos la capacidad de asombro”
 
La directora nacional del Sename, Marcela Labraña, se mostró impactada por el caso de Bastián y las circunstancias del incidente. “No queremos lamentar más muertes, ni perder la capacidad de asombro, porque más allá de que esto pueda ser un trágico accidente, hay que denunciar a tiempo situaciones en que los niños y adolescentes estén expuestos a situaciones de riesgo. Los adultos somos los responsables de cuidar sus derechos y su vida, por eso hacemos un llamado a la ciudadanía a no permitir que estas situaciones ocurran, haciendo las denuncias correspondientes. Toda la sociedad es responsable del buen trato de nuestros niños y niñas”, indicó la directora.
 
Ante sospechas de violencia o abuso infantil, se pueden llamar al 147 de Carabineros, al 134 de la PDI o al fono Sename 800 730 800, donde existe la posibilidad de pedir el resguardo de la identidad.

PUB/CM