El Servicio Nacional de Menores (Sename) informó que a partir de esta jornada se pusieron en marcha las medidas que se venían trabajando desde que Solange Huerta asumió como directora nacional del servicio para reestructurar el circuito de justicia juvenil en la Región Metropolitana.

El primer propósito del nuevo circuito, explicó el Sename, es reducir la sobrepoblación de jóvenes imputados en el centro de internación provisoria de San Joaquín, donde los funcionarios iniciaron una "toma". 

El segundo propósito es utilizar de manera más eficiente la capacidad de los centros de justicia juvenil en la Región Metropolitana, con el objetivo de mejorar los estándares de calidad de vida y seguridad tanto de los adolescentes privados de libertad como de los funcionarios del servicio. 

El plan contempla el traslado de jóvenes imputados o sancionados no sólo al recinto de San Joaquín, sino que también a los de San Bernardo y Metropolitano Norte (Tiltil). 

Además, a partir de hoy, todos los jóvenes que por orden de un tribunal de justicia queden con la medida de internación provisoria harán ingreso al centro de justicia juvenil ubicado en San Bernardo, hasta que el de San Joaquín baje su población. 

El primer traslado estaba originalmente contemplado para el pasado viernes 2 de septiembre, pero fue postergado hasta hoy lunes 5 por razones técnicas, destinadas a preservar el interés superior de los adolescentes. 

Además, según el Sename, este lunes se cuenta con la dotación adecuada (educadores, psicólogos y asistentes sociales) para que tanto el traslado como la recepción de los jóvenes sea debidamente asistida, de acuerdo a los estándares técnicos. 

El nuevo circuito fue diseñado por el Departamento de Justicia Juvenil del Sename, en conjunto con la Dirección Regional Metropolitana del servicio. Será implementado en distintas fases y contempla un plan de contingencia con motivo de las Fiestas Patrias. 

PUB/CM