El Servicio Nacional de Menores (Sename) aseguró que luego de cuatro meses de la muerte de Rechel Contreras, de 10 años, en un centro colaborador de la institución, tuvieron conocimiento de supuestas irregularidades.

“A fines de mayo, Sename tuvo conocimiento de supuestas negligencias relaciones con la muerte de Rechel, niña que estaba bajo el cuidado de un centro ubicado en la región de O’Higgins, perteneciente a la Fundación Alceste Piergovanni, organismo privado que recibe subvención del Sename”, señaló Sename a través de un comunicado.

“Esos antecedentes fueron entregados por ex trabajadoras de dicho centro casi cuatro meses después de ocurrida la muerte de la niña”, añadió la entidad.

Luego de conocer estas irregularidades, el Sename aseguró que presentaron una denuncia ante la Fiscalía Local de Rancagua e interpuso una querella en el Tribunal de Garantía de Los Vilos.

La niña de 10 años, cuyo caso fue revelado ayer, vivía con sus padres en Graneros, pero el Tribunal de Familia determinó que fuera trasladada a la residencia del Sename debido a deficiencias en el tratamiento de Lupus Eritematoso Sistémico, enfermedad que padecía la menor, y a problemas de adicción a las drogas en el caso de la madre y de violencia y alcohol en el padre.

De acuerdo a la investigación, en febrero pasado la residencia organizó un viaje a Pichidangui y pese a que los padres se opusieron a que la pequeña viajara debido a su enfermedad, no fueron escuchados al no tener ellos la tutela.

A los ocho días de aquellas vacaciones, el estado de Rechel empeoró y finalmente murió descompensada en el hospital de Coquimbo, hasta donde fue derivada la madrugada del 11 de febrero.

El examen toxicológico no arrojó ninguno de los medicamentos recetados por el médico tratante y ex funcionarias de la residencia denuncian que la noche de su muerte había varios trabajadores en aparente estado de ebriedad.

Por esto, es que desde el Sename también anunciaron que se solicitó la administración provisional de esta residencia y otra también en Santiago, debido a “elementos críticos de esas residencias”.

Este caso se suma a la muerte de Lisette, una niña de 11 años quien falleció al interior del centro de protección Galvarino del Sename, ubicado en la comuna de Estación Central.

PUB/CM