En la mañana del día de hoy, la playa "La Lisera" -ubicada en Arica- amaneció con un gran numero de langostinos enanos moribundos varados en la orilla.

Según lo que afirmaba en primera instancia Jorge Rivera, encargado de fiscalización de Sernapesca, esta especie es común en la zona pero no es muy conocida ya que por su tamaño no es consumida ni comercializada.

Horas más tarde, el seremi de Medio Ambiente de Arica, Renato Briceño, explicó a Publimetro que ya a esta altura del día cuentan con información preliminar que le permite decir que "respecto a los parámetros físicos y químicos del agua del balneario, los resultados preliminaros destacaron que hay alteraciones respecto al oxígeno disponible que está en el agua y en la temperatura de la misma".

"Estas alteraciones son normales en esta playa (La Lisera), por eso todo sería variable. El oxígeno y temperatura alterados en el agua estarían asociados a lo que regularme conocemos como fenómeno del niño", explica Briceño agregando que "no obstante, hoy en la mañana Sernapesca en conjunto a la Gobernación Marítima y Capitanía de Puerto, hicieron una investigación en el litoral y no detectaron ninguna otra situación similiar en otro balneario o lugar".

Es por eso que el Seremi agrega que aunque estas variables fisicoquímicas se asocian al fenómeno del niño, aún "no se puede descartar la intervención de terceros". Además agrega que se activará la institucionalidad pesquera y ambiental en materias de fiscalización, y que la Superintendencia del Medio Ambiente, agotará todas las instancias respectivas.
 
"Lo que sí preeliminarmente, hay que decir es que aquí hay un trabajo multisectorial, por lo que los cursos de acción se realizarán durante 3 días en el ámbito: pesquero y medio ambiental, pero también en el ámbito de la salud pública. Le solicitamos a la Seremi de Salud que hagan una pesquisa, y tomen muestra de estos ejemplares para ver siefectivamente podría o no existir un riesgo para la salud de las personas", dice enfático Briceño.
 
Finalmente la autoridad de Arica agrega que mientras no haya una información clara sobre estos aspectos, aunque parezca obvio, hace un "llamado a toda la comunidad a no tomar contacto con estos ejemplares varados en la playa y mucho menos, consumirlos".
 
PB/MC