De los 95 restaurantes (en su gran mayoría parrilladas) fiscalizados por la Autoridad Sanitaria en vísperas de Fiestas Patrias, 32 presentaron deficiencias que motivaron sumarios sanitarios. 

Por esta razón, el seremi de Salud Metropolitano, Carlos Aranda, dirigió un operativo de fiscalización en el centro de Santiago a 2 locales de parrilladas, donde se inspeccionaron las condiciones higiénicas, la calidad de los alimentos y las condiciones laborales, iniciando un sumario a un establecimiento de Estación Central. 

Las principales faltas constatadas durante las fiscalizaciones de la campaña se relacionan con el aseo, conservación deficiente de los platos preparados, sistema de extracción de calor insuficiente para la seguridad de los trabajadores, vapor, olores inapropiados y problemas con los servicios higiénicos del público y el personal. También presentaron muros y pisos deteriorados, además de ventanas sin mallas protectoras de vectores. 

En este sentido, la autoridad explicó que se verifican las condiciones generales de higiene, estructurales y de los métodos de producción de las parrilladas, para prevenir cualquier tipo de contaminación en los alimentos. 

Se inspeccionó el origen y la calidad de las materias primas, sobre todo en su almacenamiento, porque si no se conservan en temperaturas adecuadas, pueden generar cuadros gastrointestinales, que podrían complicar la salud de los adultos mayores o personas inmunodeprimidas, incluso, pudiendo derivar en una hospitalización. También se comprueban las condiciones laborales de los trabajadores. 

El seremi efectuó un llamado a los consumidores a ser observadores en los locales que frecuentan: "El consumidor, cuando entra a comprar, debe fijar su atención en limpieza del local y de los cubiertos, fijarse en la higiene de las personas que atienden y su presentación personal. Estas medidas nos van alertando un poco sobre las prácticas. El olfato es un sentido que nos alerta sobre la calidad del alimento; los olores deben ser tradicionales a la cocción o especias o naturales, no consuma alimentos con olores desagradables o putrefactos". 

La actividad se enmarcó en la Campaña de Fiestas Patrias 2016, que efectúa la Seremi de Salud RM desde el 13 de agosto hasta el 20 de septiembre, donde se inspeccionan fábricas de cecinas, distribuidoras y fábricas de empanadas, carnicerías, carnicerías de supermercado, fondas, ramadas y restaurantes. 

En el total de la campaña, se han realizado 700 fiscalizaciones con 169 sumarios iniciados. La Autoridad ha decomisado y destruido cerca de 3.500 kilos de carne, donde casi media tonelada fue incautada desde mataderos ilegales. 

 

PUB/AOS