Este miércoles 4 de mayo el Servicio Nacional de la mujer (Sernam) hizo público el “Decálogo de los derechos de las mujeres en los procesos judiciales de violencia de género” como una estrategia para difundir la información sobre estos procesos y hacerlo accesible para toda la población. Este trabajo fue elaborado de manera colectiva e intersectorial entre distintas instituciones.

“Como Sernam hemos coordinado la elaboración de este decálogo, que es una contribución a que las mujeres conozcan cuáles son sus derechos cuando viven la violencia y puedan ejercerlos de mejor manera. Atendiendo a eso, este es un trabajo coordinado con varios organismos de Gobierno, las Policías, el poder judicial, representantes de la sociedad civil, organismos internacionales, como ONU Mujeres y Mesecvi”, explica a Publimetro la ministra del Sernam, Claudia Pascual Grau.

Este trabajo pionero implica un avance en la concepción y reconocimiento de la violencia de la mujer. Además este decálogo está dirigido a todas, considerando su diversidad sexual, y estableciendo en primer lugar el derecho de todas a vivir una vida libre de violencia, con el poder de denunciar estos hechos, conocerlos y tener información de sus causas.

“En Chile las mujeres están viviendo violencia y se demoran en promedio 7 años en denunciar. Sabemos que para ellas llegar a ese momento es difícil. Es por eso que este trabajo significa un avance en el reconocimiento de la violencia contra las mujeres, ya que visibiliza la que se produce más allá del espacio doméstico, incluyendo la que se da en los espacios públicos, también en sus diversas manifestaciones, ya sea física, psicológica, económica o sexual y por quien ejerce la violencia, no solo parejas o ex parejas”, agrega la ministra.

El decálogo establece que “es violencia contra las mujeres cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, sufrimiento físico, psicológico, sexual, económico o cualquier tipo de daño, ya sea que tenga lugar dentro de la familia o en cualquier otra relación interpersonal…” y plantea que todas las mujeres tienen derecho a:

1. Vivir una vida libre de violencia:  La violencia contra las mujeres es una violación a sus derechos humanos y el Estado está obligado a protegerlos y respetarlos.

2. A denunciar los hechos de violencia vividos: Ante cualquier unidad de Carabineros, PDI, Fiscalía del Ministerio Público, entre otras.

3. A recibir en los procedimientos policiales y judiciales un trato digno y no discriminatorio: El derecho a ser acogidas, no cuestionadas ni culpabilizadas, recibiendo una atención digna.

4. A solicitar medidas de protección: El Ministerio Público puede ordenarlas contra quién agrede o amenaza, junto a otras facultades.

5. A conocer nuestros derechos y tener información de nuestras causas:  Se puede pedir información a la Fiscalía o en el Tribunal sin la necesidad de un abogado.

6. A participar activamente en nuestro proceso judicial: El derecho a interponer querellas, asistir y ser escuchadas en audiencia y por fiscalía.

7. A ser oídas en la salida alternativa de suspensión condicional del procedimiento: El derecho a ser oídas por el/la juez/a cuando se discuta la salida judicial que suspende un juicio penal.

8. A rechazar los procesos de mediación en las causas de familia cuando hemos sufrido violencia intrafamiliar: En estas causas la mediación está legalmente prohibida.

9. A que sean reconocidos nuestros derechos cuando sufrimos violencia estando privadas de libertad: Todos estos derechos rigen incluso si las mujeres están detenidas o privadas de libertad, porque el Estado es responsable de ellas.

10. Las y los familiares de las víctimas de femicidio consumado tienen los mismos derechos que tienen las mujeres en los casos de violencia: Familiares tienen derecho a recibir información, querellarse y solicitar indemnización.

Este decálogo se enmarca dentro de los objetivos fundamentales del “Plan de Acción Violencia contra la mujer 2014-2018”, que coordina el Sernam, con el desafío de dar acceso a la justicia, además de las estrategias y supuestos, para tener la información necesaria para asegurar la efectividad de los derechos y protección de las mujeres que han vivido violencia. 

Por último se busca que sea una herramienta que cambie la realidad de las mujeres en Chile, avanzando en la agenda de genero del Programa de Gobierno de la Presidenta Bachelet. “Este decálogo deberá estar visible en todas las oficinas de atención a personas: en las Policías, el Ministerio Público, los Tribunales de Justicia, recintos de privación de libertad e instituciones de la Red de Servicios del Estado de atención y protección a las mujeres que han vivido violencia, por tanto, más que un afiche, es un instrumento de información y difusión de derechos de las mujeres. Además, tiene como destinatarios a los funcionarios de estos organismos lo que es igualmente relevante para avanzar en una cultura de derechos”, finaliza enfática la ministra Claudia Pascal.

Lee el decálogo completo aquí:

PB/MC