La información revelada el fin de semana sobre el uso de un avión de la empresa constructora brasileña OAS, por parte de Marco Enríquez-Ominami, durante la última campaña presidencial, encendió la polémica por la vinculación de la empresa en un caso de corrupción en Brasil. 

Durante la jornada de ayer, el candidato del PRO incluso utilizó su cuenta de Twitter para responder a las declaraciones que había realizado más temprano el presidente de la DC, Jorge Pizarro, quien había afirmado que la credibilidad de Enríquez-Ominami se encontraba "sumamente afectada", al citar el empleo de la aeronave de la empresa brasileña.

Cómo respuesta Enríquez-Ominami sostuvo que “Pizarro se pegó en la cabeza en Mundial de Rugby”, asegurando que sus gastos de campaña habían sido rendidos y aceptados por el Servel. 

Sin embargo este martes, y según reproduce La Tercera, el presidente del consejo directivo de la entidad, Patricio Santamaría, respondió a las versiones de ME-O sobre la rendición de gastos del jet.

“Mal podríamos haber aprobado algo que no se declara”, dijo Santamaría, quien además precisó que hasta el 2013 el Srevel no tenía atribuciones para fiscalizar más allá de lo que declaraban los propios candidatos como ingresos y gastos. 

El presidente del consejo directivo del Servicio Electoral, dijo además que el organismo está obligado a publicar la declaración de ingresos y gastos de los candidatos, junto con la información que aportan los comandos políticos, por lo que “si no aparece un gasto, es porque no se declaró”. 

“Nosotros sólo podemos dar fe de lo que se nos presenta”, dijo. 

Santamaría aseveró que “hay personas que están ejerciendo cargos que reconocieron que recibieron aportes y que no los declararon ante el Servicio Electoral; obviamente, sino no conocimos estos aportes es imposible que pudiéramos haberlos aprobado o rechazado, puesto que eran desconocidos”. 

Por su parte, el presidente del PRO; Camilo Lagos, afirmó que el pago de la nave fue incluido en la renidición de gastos ante el Servel. 

PUB/NL